LLAMANOS 34 91 535 89 90

Almansa, los vinos fronterizos.

Almansa ha sido el paso que ha marcado durante siglos la transición desde las tierras de Levante hacia Castilla. El clima permite crear vinos especiales, con variedades mediterráneas en condiciones geográficas muy distintas.

Cultura del Vino | 2017-01-31 15:51:33


Almansa fue en Castilla-La Mancha un territorio fronterizo. El castillo, de origen musulmán, fue construido para proteger el Valle de Vinalopó, que marcaba la frontera entre los reinos medievales de Castilla y Aragón. El vino fue importante en esta comarca de paso y comercio.

La Denominación de Origen Almansa fue creada en enero de 1964, y obtuvo su primer reglamento el 2 de marzo de 1966; siendo inicialmente las variedades de uva permitidas la monastrell y la garnacha tintorera.

Entre las viníferas Blancas se cultiva la variedad Merseguera, pero las tres cuartas partes del viñedo se reservan a las variedades tintas Monastrell y Garnacha Tintorera, cepas que permiten elaborar vinos recios, secos y suaves. Aunque en la actualidad también se encuentra Tempranillo en el 15% de los viñedos. La Cabernet Sauvignon está comenzando a ser cultivada de forma experimental. Las vides son plantadas siguiendo diversos modelos, con una densidad máxima de 1.600 por Ha.

Los vinos de Almansa son esencia de esta tierra alta, áspera y seca, hendida por profundas raíces de unas cepas que anhelan la humedad capaz de disolver los oligoelementos y nutrientes del terreno, para que, una vez absorbidos, puedan ascender hasta sus frutos, y aguardar allí concentrados el inicio de un ancestral y sabio proceso de elaboración

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...