LLAMANOS 34 91 535 89 90

Apoyo europeo a la viticultura en fuerte pendiente.

En numerosas regiones de Europa existe una viticultura en laderas, en fuertes pendientes o en terrazas marcadas por declives de más de 30%.

Cultura del Vino | 2017-07-17 09:43:51


AREV hace hincapié en la índole única de dichos viñedos que conllevan funciones diversas y numerosas a nivel económico, ecológico, social y tanto cultural como turístico.

Este tipo de viticultura es una joya que se debe valorizar y preservar para las futuras generaciones por ser sinónimo de calidad, de diversidad biológica, de cultivo sostenible y de belleza de los paisajes ordenados por el hombre. En tal sentido, la viticultura en fuertes pendientes representa un patrimonio cultural europeo que se debe preservar.

Este tipo de viticultura se practica muy a menudo en pequeñas o aún muy pequeñas explotaciones familiares. Para estas viticultoras y estos viticultores, la viticultura en fuerte pendiente representa un gran reto puesto que la explotación de viñedos en laderas, en fuertes pendientes o en terrazas exige no solo más trabajo manual sino también que conlleva más costes suplementarios que la viticultura en llanuras.

La AREV hace hincapié en la índole única de dichos viñedos que conllevan funciones diversas y numerosas a nivel económico, ecológico, social y tanto cultural como turístico.

El mantenimiento y el desarrollo de la viticultura en fuerte pendiente con vistas a mejorar la eficiencia y las perspectivas de porvenir de dichas explotaciones exigen una política de apoyo, europea y nacional que sea selectiva y sostenible.

Actualmente, no existe en los textos europeos, tanto en los reglamentos como en las medidas de apoyo, ninguna consideración adecuada de las funciones múltiples vinculadas con este tipo de viticultura.

Las actuales medidas de apoyo resultan muy insuficientes a nivel financiero para el mantenimiento de la viticultura en fuerte pendiente o en terrazas. ¡Muchas de estas viñas quedan abandonadas!

Considerando la desventaja que conlleva la necesidad de explotar los viñedos en fuerte pendiente o en terrazas con material específico más oneroso o explotarlos sin mecanización, los importantes costes suplementarios que se derivan, la menor competitividad  que resulta de ello, la necesidad de mantener este tipo de viticultura irremplazable  y sus múltiples funciones en lo referente a la economía (mantenimiento de las explotaciones, de las posibilidades de os viñedos únicos, empleos y del potencial económico de los territorios), de los paisajes culturales (atractivo turístico, enoturístico) y de la ecología (protección contra la erosión, capacidad de retención de las aguas), el previsible refuerzo de la presión competitiva inducida por el nuevo régimen de las autorizaciones de plantar, el crecimiento de la deslocalización de los viñedos desde las fuertes pendientes hacia las llanuras, y las graves consecuencias económicas, sociales y ecológicas, para los habitantes de estas regiones que conllevaría el cese de explotación o el abandono de estos viñedos únicos,

Las regiones miembros de la AREV solicitan insistentemente un reconocimiento de principio, en la política agraria europea, de la viticultura en fuerte pendiente y del trabajo realizado por las viticultoras y los viticultores a nivel ecológico, económico y social, mediante: 

Un subsidio anual a prorrata de la superficie para compensar los costes suplementarios inducidos por la explotación de los viñedos en fuerte pendiente o en terrazas en el marco del primer pilar de la Política Agraria Común PAC (UE) N° 1308/2013, además de las medidas existentes contempladas en los programas de ayudas nacionales,

El reconocimiento en el segundo pilar de la explotación de viñedos e fuerte pendiente como medida agro-medioambiental a promover, la clasificación como medida medioambiental sumamente prioritaria de la plantación y explotación de viñedos en fuerte pendiente o en terrazas, la toma en cuenta de las peculiaridades específicas de la viticultura en fuerte pendiente en la futura legislación europea, por ejemplo en materia de tratamientos fitosanitarios mediante máquinas voladoras, y los Estados miembros y las regiones deben ser facultados para disponer que las autorizaciones de replantación procedentes de viñedos en fuerte pendiente no se utilicen sino para zonas en fuerte pendiente.

Esta resolución fue elaborada por la Comisión Viticultura en Fuerte Pendiente que se reunió el 22 de abril de 2016 en el Centro de la Viticultura en Fuerte Pendiente de Bernkastel-Kues, DLR-Moselle, para ser presentada por adopción en la sesión plenaria de la AREV.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...