LLAMANOS 34 91 535 89 90

Aproximación al término cata de vinos.

Degustar, probar, catar el vino… ¿Es lo mismo?. Aquí te traemos algunas de las definiciones para la cata de vinos y el por qué se utiliza más a menudo el termino catar un vino.

Cata de Vino | 2015-07-15 11:30:38


"Degustar, es gustar con atención un producto del cual se requiere apreciar la calidad, someterlo a nuestros sentidos y sobre todo a los del gusto y el olfato; es intentar conocer este producto buscando sus diferentes defectos y cualidades y expresarlos. Es por último, estudiar, analizar, describir, juzgar y clasificar".

(Ribereau-Gayon y Peynaud)

"Probar, gustar algo para examinar su sabor o sazón".

(Diccionario de la Real Academia Española)

"La cata es la operación que consiste en analizar y apreciar los caracteres organolépticos, y más concretamente las características olfativas y gustativas de un producto".

(Diccionario de la Real Academia Española)

cata de  vinos

Así, mientras que para algunos, catar es simplemente " Probar, gustar algo para examinar su sabor o sazón" (Diccionario de la Real Academia Española), para otros "la cata es la operación que consiste en analizar y apreciar los caracteres organolépticos, y más concretamente, las características olfativas y gustativas de un producto" (Asociación Francesa de Normalización, AFNOR).

Pero quizás sea la última definición de degustación, cata o análisis sensorial ofrecida por los profesores Ribereau-Gayon y Peynaud, padres de la enología moderna, la más completa y de más fácil entendimiento:

“Degustar, es gustar con atención un producto del cual se requiere apreciar la calidad, someterlo a nuestros sentidos y sobre todo a los del gusto y el olfato; es intentar conocer este producto buscando sus diferentes defectos y cualidades y expresarlos. Es por último, estudiar, analizar, describir, juzgar y clasificar”

Catar y beber o comer, por lo tanto no es lo mismo, ya que beber y comer es ingerir un alimento, y catar es someterlo a nuestros sentidos para juzgarlo y describirlo. Beber y comer son pues, actos instintivos, mientras que catar es un acto voluntario y reflexivo.

La cata es por tanto una forma de apreciar los alimentos que consumimos o evaluamos. Una manera de conocer un producto sometiéndolo al examen de nuestros sentidos para poder explicarlo y describir sus cualidades y eventuales defectos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...