LLAMANOS 34 91 535 89 90

Aptitudes y actitudes del catador de vinos.

En los inicios del aprendizaje de la cata de vinos, las personas están sometidas a estos términos; reflejo del escaso conocimiento y las influencias externas.

Cata de Vino | 2015-06-11 09:38:59


La presentación de un vino o su vestimenta puede provocar reacciones de desaprobación, en el caso de una botella polvorienta, enmohecida o con la etiqueta desgastada, o, por el contrario, si la botella está bien presentada, se asocia a calidad.

Hay que tener en cuenta que no hay una relación entre la calidad de un vino y la apariencia de la botella. También puede influir el tipo de copa en que se presente el vino o incluso su color.

El catador también puede ser persualido por el anfitrión o una persona cercana que sea entendida en el vino. La autoridad del que sabe condiciona las opiniones de aquellos que no saben. Por ello, para alcanzar la autonomía de catar un vino no se debe escuchar, ni creer a nadie. Sólo tras probar el vino, se comparará la opinión con el resto de catadores.

En el mundo del vino también hay modas. Desgraciadamente, la originalidad en un vino es tomada como anómala y rechazada como malo. Pero el catador debe ser curioso con los vinos nuevos y los que llevan mucho tiempo en el mercado. Por ello, una buena técnica ante este condicionamiento es realizar la cata del vino teniendo la botella oculta.

La única forma de adquirir esta destreza es catando y poniendo en práctica lo leído y escuchado en cursos y publicaciones. También le puede ser de gran ayuda, asistir a cursos de cata y sesiones de cata comentadas.

Pero también es necesario conocer vinos de diferentes zonas de producción, variedades de uva y bodegas, que permitirán, posteriormente, identificar y establecer paralelismos con vinos futuros y ésto solamente se consigue con la práctica, por lo que se debe seguir probando vinos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...