LLAMANOS 34 91 535 89 90

Apuntes sobre varietales: Sauvignon Blanc.

La uva sauvignon, también denominada Sauvignon Blanc, está considerada, después de la chardonnay, la variedad más fina entre las cepas blancas de origen francés.

Cultura del Vino | 2016-01-11 12:13:50


El nombre, Sauvignon Blanc, parece venir de la contracción de sauvage (salvaje) y vignon (viña). Es una variedad originaria del sudoeste francés. Además se la cultiva en el Loire y en la región de Bordeaux.

Entre sus rasgos diferenciales se destaca la equilibrada acidez, que se logra cuando la uva no es cosechada tan madura. Algunos conocedores aseguran que el Sauvignon Blanc puede presentar "pierre à fusil", que es el olor de la pólvora o el que produce la yesca al surgir la chispa que enciende el fuego.

Su versatilidad es amplia, casi para todos los gustos y los tiempos: produce vinos refrescantes, secos, agresivos o simplemente listos para beber. El Sauvignon Blanc es una variedad que se usa sola y en algunos casos la misma se combinada con la variedad Semillón obteniendo vinos finos blancos de excelente calidad.

A la vista el vino Sauvignon Blanc presenta un color amarillo verdoso, llegando a presentarse levemente verdoso con reflejos dorados. Los aromas primarios que emanan del Sauvignon Blanc son herbáceos, recuerdan a pasto recién cortado, la miel, el bizcocho, ananá, mango, pólvora, espárragos, pomelo rosado, miel, etc. A la boca el Sauvignon Blanc presenta un cantidad de ácidos notables, de gran personalidad y con sabores a pasto, pomelos rosados y en ciertos casos a yesca-pedernal. A veces, tiene acentos ahumados y un sabor ligeramente picante, que resalta su potencia aromática en el paladar.

Si bien se elabora principalmente como vino joven y fresco, algunas bodegas se animan a hacerlo convivir un tiempo con la madera de roble logrando ejemplares excepcionales, que igualmente conservan su identidad.

Produce vinos con un sabor vegetal y un matiz ahumado muy apetecible, en Nueva Zelanda se la conoce por el nombre de Fumé Blanc. Luego de la Chardonnay es la variedad más fina. Da un vino complejo, que llena la boca y que debe ser elaborado con particular ingenio, casi con sabiduría.

Si lo vamos a tomar con queso es perfecto para aquellos que son cremosos y grasos, ya que la acidez del vino contrasta con ese toque graso de quesos como el ricotta, el brie, el camembert o el feta. También acompaña a los productos del mar, en general, pero siempre que estén elaborados de forma sencilla, a la plancha o al vapor y no lleven salsas pesadas.

¿Quieres probar un buen vino con uva sauvignon blanc?  En Catadelvino.com te hacemos las mejores recomendaciones.Pincha aquí.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...