LLAMANOS 34 91 535 89 90

Así influye la crianza en el Cava.

Los Cavas, Cuando está en su máximo esplendor es en la fecha de degüelle. Se aconseja beberlos en un periodo máximo de un año y medio desde el degüelle.

Producción de Vino | 2015-09-09 18:14:42


Cava “joven”: (de  9 a 18 meses de crianza) En general son productos con un marcado recuerdo afrutado y un punto de acidez. Su color es dorado pálido debido al poco  tiempo de evolución en botella y su burbuja poco  armoniosa, grande y con un desprendimiento irregular y muy  vigoroso.

Cava “Reserva”: (de  18 a 30 meses de crianza) Ya ennoblecidos por  una crianza considerable, suelen ser  productos más  equilibrados. Su color amarillo dorado y sus aromas de fruta madura lo hacen inconfundible. En ellos, encontraremos ya unas burbujas de tamaño más  pequeño con un desprendimiento regular. Se apreciarán también ciertos aromas terciaros.

Cava  Gran Reserva: (más de 30 meses). La indicación “Gran Reserva” únicamente podrá utilizarse en la presentación de los tipos “Brut Nature”, “Extra Brut” y “Brut, cuya crianza no sea inferior a treinta meses y se haya realizado dentro de la misma bodega. En la etiqueta deberá constar de manera obligatoria la indicación Gran Reserva y el año de la cosecha. En este sentido, el Cava es el único vino espumoso que puede ostentar esta distinción.

Su color amarillo paja nos denotará su larga crianza, así como  sus aromas con matices tostados, producto de un prolongado contacto con las levaduras. La burbuja estará muy  bien integrada, y será de tamaño pequeño, con un desprendimiento muy  suave y ordenado. En algunos casos, puede dar la sensación que el producto ha perdido carbónico; no es así, se halla tan íntimamente disuelto en el líquido que no nos resultará tan efervescente en boca.

Hay un punto a tener en cuenta y es que un cava con más  crianza no esconderá los posibles defectos del  vino  base, todo lo contrario, los acentuará debido al gas carbónico. Así, pues, los cavas de larga crianza tienen que ser  compensados ya que además acostumbran a destinarse finalmente para los tipos más  secos.

Existe un tercer factor, el coupage o mezcla de variedades del  vino  base, que influirá en las características finales de un Cava. Normalmente, las variedades autóctonas permiten tiempos de crianza menores; los cavas resultantes son, contrariamente a lo que podría esperarse, muy  equilibrados y redondos en boca.

En el caso  de aplicar un pequeño porcentaje de Chardonnay o elaborar un tipo varietal,  podrá tener una crianza superior, puesto que se trata de una variedad que permite más  tiempo de maduración en botella. La concentración de licor de expedición acabará de afinar el producto.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...