LLAMANOS 34 91 535 89 90

Beber con moderación y beber mejor. La preocupación por la calidad del vino.

En época contemporánea, los vinos han perdido su histórica función energética o de aporte calórico en favor de sus cualidades y valores organolépticos. Se cuida más el consumo moderado y placentero del vino y se ha aumentado su calidad.

Producción de Vino | 2015-08-14 09:36:59


Hasta el siglo XX prácticamente, junto con otros alimentos energéticos copiosos, el debían servir como combustible calórico para poder desarrollar los exigentes esfuerzos físicos requeridos por la agricultura y las actividades manuales. Sin embargo, los vinos buscan hoy más la satisfacción de los sentidos y el paladar del consumidor que el propio aporte calórico, de ahí que se hayan suavizado.

Las calidades se han beneficiado en España de un marco ecológico muy propicio, con unas condiciones de clima y suelos excepcionales en muchas de las Denominaciones de Origen.

Los nuevos usos del vino se dibujan bajo el doble signo de la moderación y del placer de vivir. La multiplicación de controles y la fuerte competencia, tanto europea como mundial, empujan a nuevos progresos en la calidad. Las cualidades organolépticas y gourmands de los vinos han pasado a convertirse en prioritarias. En España se ha emprendido un extraordinario esfuerzo de modernización vitivinícola, encaminada a proporcionar un amplio abanico de propuestas enológicas, vinculando los vinos a las características de la zona donde se dan las uvas.

Por otro lado, un vino de calidad, además de serlo, tiene que parecerlo, de ahí la necesidad de cuidar el etiquetado y la presentación de las botellas, potenciando las señas de identidad de lo propio como garantía de calidad.

Los Consejos Reguladores han sido una pieza clave en la reciente historia de la vinicultura Española. Su labor se ha extendido tanto a los procesos de producción como de elaboración y crianza. Desde ellos se califican los terrenos más aptos para la plantación, se fomentan las variedades principales, se controlan las prácticas de poda o vendimia, se vigilan los rendimientos obtenidos por hectárea y las técnicas empleadas en la manipulación de la uva y el mosto, se cuida de la adecuada fermentación y conservación para obtener productos de la máxima calidad. 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...