LLAMANOS 34 91 535 89 90

Beneficios de beber vino que deberíamos conocer.

Beber vino previene la artritis, desciende el riesgo de diabetes, agiliza la mente, es antigrasa, contrarresta eficazmente los efectos negativos de una vida sedentaria sobre el organismo, entre otras muchas cosas...

Vino que da vida | 2016-05-10 16:52:54


Hasta 19 efectos beneficiosos para la salud tiene beber vino. Es mi deseo como médico que soy, mostrártelos en este post: 

1.- Previene la artritis: Estudios realizados en Suecia han descubierto que beber una media de 5 a 10 copas de vino tinto a la semana puede cortar el riesgo de desarrollar artritis reumatoide en más de un 50% frente a los no consumidores de vino. Además, otros estudios han concluido que el consumo moderado de vino tinto está asociado al aumento de la densidad de los huesos en mujeres de la tercera edad, reduciendo de este modo su riesgo a padecer osteoporosis.

2.- Desciende el riesgo de diabetes:  La gente que consume cantidades moderadas de vino tiene más posibilidades de prevenir la diabetes de tipo 2. Un estudio de la Universidad de Salud Pública de Harvard realizado entre mujeres mayores de 25 años que consumían un o dos vasos de vino al día tenían un 58% menos de tener DM. Según Rosa María Lamuela, miembro del comité científico de FIVIN: “Un consumo moderado de vino no perjudica al diabético, y actúa de bactericida. También ayuda a mejorar la digestión, y es benéfico para problemas de halitosis, faringitis crónica, ulceras, diarreas y estreñimiento”.

3.- Agilidad mental: Para el cerebro, parece que es mucho mejor beber vino que abstenerse de hacerlo. Así lo prueban cerca de 70 estudios científicos recientes que muestran cómo el consumo leve o moderado de vino mejora la función cognitiva y la agilidad mental. Además, ingerirlo en pequeñas dosis previene la demencia, tal y como demostraba un estudio de la Academia Sueca Sahlgrenska basado en un seguimiento a 1.500 mujeres durante 34 años. Posiblemente se debe a que los antioxidantes del vino reducen la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan (aterosclerosis) e inhiben la coagulación, mejorando así el riego sanguíneo de nuestro órgano pensante, tal y como concluía un análisis publicado enelActaNeurologicScandinavica.

4.- Antigrasa:  El consumo de vino activa al gen SIRT1, que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las ya existentes, tal y como demostraban científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en un estudio publicado en Nature. Otro trabajo dado a conocer en la revista Archives of Internal Medicine concluía que, aunque el alcohol contiene 7 calorías por gramo, sus efectos sobre el metabolismo hacen que beber vino moderadamente reduzca la obesidad y el sobrepeso al envejecer. La dosis diaria óptima, según la investigación, serían 40 gramos de alcohol al día.

5.- Ejercicio físico en botella:  El ejercicio físico se podría servir a partir de ahora en botellas de vino. Una investigación publicada en la revista FASEB Journal sugiere que el resveratrol de la uva contrarresta eficazmente los efectos negativos de una vida sedentaria sobre el organismo. Los científicos realizaron sus experimentos sometiendo a varias ratas a un ambiente sedentario y limitando sus movimientos. A un grupo de roedores se le suministró resveratrol. Así observaron que solo los animales que no consumían este ingrediente del vino empezaron a sufrir disminución de masa y fuerza muscular y mostraron debilidad ósea. "El resveratrol no es un sustituto del ejercicio, pero puede disminuir el proceso de deterioro en caso de que un individuo se vea obligado a guardar reposo

6.- Dientes algo más sanos:  Tanto el vino blanco como el vino tinto evitan la caída de los dientes, de acuerdo con una reciente investigación italiana. Gabriella Gazzani y sus colegas de la Universidad de Pavia comprobaron que la costumbre ancestral de tratar las infecciones de las encías con vino y evitar, de este modo, la caída de los dientes tiene un fundamento científico. Según desvelaban en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, esta bebida alcohólica frena el crecimiento de los estreptococos Mutans bacterias vinculadas a las caries, a la gingivitis y al dolor de garganta. Los efectos saludables de beber un par de copas de vino tinto al día están más que confirmados por diversos estudios, pero ahora, una nueva investigación realizada por el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación de la Universidad Autónoma de Madrid y publicada en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, afirma que también es bueno para la salud dental.  Debido a que los dientes conforman una superficie rigida dentro de la boca, los microorganismos son capaces de adherirse a ellos durante largos períodos de tiempo, provocando la formación de biopelículas y la placa dental, responsables de las enfermedades dentales. Para luchar contra esto, los expertos están intentando localizar productos naturales que puedan utilizarse para controlar las biopelículas.

Para su experimento, los investigadores cultivaron en el laboratorio un modelo de biofilm de placa dental que integraba cinco especies de bacterias asociadas con enfermedades orales con objeto de estudiar el potencial del vino tinto como inhibidor de producción de biopelículas y por ende la formacion placas dentales. Colocaron estos biofilms en vino tinto con alcohol y sin alcohol y también extracto de semilla de uva mezclado con agua y etanol al 12%. Los investigadores descubrieron que todos ellos fueron eficaces en la lucha contra las bacterias; esto se debe a que los polifenoles que contiene el vino tinto son los que desaceleran el crecimiento de la flora bacteriana que se aloja tanto en los dientes como en las encías. 

7.- Fortalece la estructura Ósea: Un estudio de la Universidad de Tufts en Boston (EE.UU.) con más de 2.400 participantes, demostró que las mujeres que beben vino tienen menos posibilidades de perder masa ósea que las mujeres que no beben, debido al efecto positivo sobre la densidad mineral ósea, tanto en el caso del vino como de la cerveza.

8.- Reduce el riesgo Cardiaco:  Un estudio de la Universidad de Harvard (EEUU.) determinó con claridad que aquellas personas que consumen vino en dosis moderadas tienen un 30% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco. Diversos estudios han demostrado que una copa de vino tinto al día (que no el blanco cuya eficacia es menor), disminuye la concentración de placas aterogénicas en las arterias y aumenta los niveles de HDL o colesterol bueno, lo que mejora la salud cardiovascular.

9.- Antibacteriano:  Tanto el vino tinto como el vino blanco tienen propiedades antibacterianas. Así lo demostró el estudio llevado a cabo por el experto Martin E. Weisse de la West Virginia University (EE.UU.), que muestra que el vino tiene la capacidad de reducir las bacterias de los alimentos, reduciendo la carga y virulencia bacteriana protegiendo así al cuerpo humano.

10.- Ayuda a Prevenir la ceguera:  El vino tinto puede detener el crecimiento de los vasos sanguíneos fuera de control en el ojo (angiogénesis) que causa la ceguera, según un estudio de un equipo de investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis (EE.UU.) y publicado en la revista American Journal of Pathology. De nuevo es el resveratrol, el compuesto que puede encontrarse en el vino, el que protege la visión.

11.- Contra la depresión: Un equipo de científicos formado por varias universidades españolas concluyó que beber vino puede reducir el riesgo de depresión. El experimento se realizó con 2,683 hombres y 2,822 mujeres de entre 55 y 80 años durante un período de siete años. Hallaron que, en ambos sexos, si bebían entre 6 o 7 vasos de vino por semana eran menos propensos a ser diagnosticados de depresión incluso teniendo en cuenta los factores de estilo de vida.

12.- Reduce la presión sanguínea y disminuye el colesterol:  Investigadores españoles concluyen que las uvas que se destinan para el vino tinto contienen significantes niveles de fibra. Han detectado que la fibra y los antioxidantes que se encuentra en la variedad Tempranillo, en particular, parecen reducir más la presión sanguínea y el colesterol que otras fuentes más conocidas de fibra como la avena.

“Otros beneficios que aporta el consumo moderado de vino es el aumento del colesterol HDL (colesterol bueno). Las lipoproteínas de alta densidad participan activamente en la depuración del colesterol en exceso dentro del organismo” añade Rosa María Lamuela

13.- Reduce el riesgo de cáncer de garganta: De acuerdo con un estudio publicado en marzo del 2011, beber vino con moderación puede proteger de la aparición del cáncer de esófago. Los investigadores descubrieron que los sujetos que consumían entre 7 y 14 vasos de vino a la semana reducen las posibilidades de desarrollar la enfermedad en un 56% de los casos.

14.- Protege contra Quemaduras Solares:  Los derivados del vino y de la uva pueden ayudar a reducir los efectos dañinos de los rayos UV (ultravioleta) sobre la piel según un artículo de la Universidad de Barcelona (España) y publicado en la revista The Journal of Agricultural Food and Chemistry. En el estudio se explica que los flavonoides del vino y las uvas inhiben la formación de especies reactivas de oxígeno (ROS) que dañan las células de la piel.

15.- Disminuye las posibilidades de Cáncer de Colon: Científicos de la Universidad de Leicester (Reino Unido), explicaron en la 2ª Conferencia Científica Internacional sobre el resveratrol y la salud que, el consumo moderado de vino tinto de forma regular puede reducir la tasa de tumores intestinales en aproximadamente un 50%.

16.- Ayuda a Prevenir la Demencia Senil:  Un equipo de científicos de la Universidad de Loyola Medical Center (EE.UU.) encontró que el consumo moderado de vino tinto puede reducir el riesgo de desarrollar demencia. En su estudio analizaron los datos de trabajos académicos sobre el vino tinto desde 1977 hasta la actualidad. Los estudios mostraron un riesgo significativamente menor de demencia entre los bebedores regulares y moderados de vino tinto en 14 países diferentes. Y es que el resveratrol reduce la viscosidad de las plaquetas de la sangre, lo que ayuda a mantener los vasos sanguíneos abiertos y flexibles (sin coágulos), lo que a su vez ayuda a mantener un buen suministro de sangre en el cerebro. El estudio fue publicado en la revista The Journal of Neuropsychiatric Disease and Treatment.

17.- Rico en minerales:  El vino aporta minerales como: litio (equilibrando el sistema nervioso), magnesio (reduce el estrés), zinc (mejora las defensas inmunitarias), potasio y calcio (equilibrio iónico y eléctrico).

18.- Retrasa el envejecimiento:  Consumir una copa de vino al día nos ayuda a retrasar el proceso del envejecimiento debido a sus propiedades vasodilatadoras que combaten algunas enfermedades originadas por la oxidación de las células. También es recomendado para la memoria al estimular la síntesis de precursores de catecolaminas

19.- Puede ayudar a Prevenir el Cáncer de Pecho: Beber cualquier tipo de bebida alcohólica aumenta el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, el consumo de vino tinto tiene el efecto contrario, según concluyó un estudio del Cedars-Sinai Medical Center en Los Angeles (EE.UU) y que recogió la revista Journal of Women's Health. El motivo es que los productos químicos en la piel y semillas de las uvas rojas reducen los niveles de estrógeno y aumentan los niveles de testosterona en las mujeres pre menopáusicas, lo que se traduce en un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...