LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Borda Sabaté 1944

BODEGA BORDA SABATÉ 1944. Una bodega que se encuentra en la frontera de Andorra con España con viñedos cultivados entre 1.100 y 1.300 metros de altitud. Elaborando un nuevo estilo de vino, el de altura.

De bodegas con la bruja Viri | 2016-12-09 14:41:03


BODEGA BORDA SABATÉ 1944

SANT JULIÁ DE LÓIRA - ANDORRA

 

Aunque en este blog quería mostrar solo bodegas españolas, Borda Sabaté 1944 me resultó muy interesante y creo que merece la pena conocer por la particularidad del terreno. Se encuentra en el principado de Andorra casi frontera con España, en los Pirineos y concretamente en el pueblo Sant Juliá de Lóira.

Es una bodega ecológica y sus viñedos están cultivados entre 1.100 y 1.300 metros de altitud por lo que trabajan una viticultura muy extrema, elaborando un nuevo estilo de vino, los llamados "vinos de altura".

 

 

 

 

El camino hasta llegar tanto a los viñedos como a la bodega ya es una experiencia. Si os gusta la aventura esta es vuestra bodega. La subida es emocionante y el paisaje espectacular.

Con uno de los todoterrenos que tiene la bodega y con Isidre Romero me dispongo a subir donde se encuentran tanto la bodega como los viñedos. El acceso es un camino de tierra muy estrecho y con una gran inclinación donde es imposible circular si no es con este tipo de vehículos y con un conductor muy acostumbrado a circular por esta zona. En poquísima distancia hemos subido 200 metros de altura con unas cuestas muy empinadas y unas curvas muy cerradas, la subida es impresionante!!!!!

La bodega dispone tanto de todoterrenos como de personal para transportar a los clientes a disfrutar de la bodega y catar sus vinos.

Los viñedos los empezamos a divisar cuando ya estamos a más de 1000 metros de altura

Todo el viñedo está en espaldera repartidos en 12 terrazas en las distintas alturas de la ladera de la montaña. Como se puede apreciar en la foto, las características de la zona, mucha altura y gran inclinación, hacen que sea la única forma de cultivar las cepas.

Desde aquí se aprecian unas vistas espectaculares de los Pirineos y las distintas terrazas en la ladera de la montaña donde se encuentra el viñedo.

Las cepas están cubiertas con una malla. Esto es debido a la altura del terreno, hay que protegerlas del granizo que aquí es bastante usual y de los animales como el jabalí, que abundan por la zona.

Todos los trabajos de campo se realizan manualmente para no intervenir mecánicamente en el resultado de los vinos y por la dificultad del terreno donde sería casi imposible utilizar cualquier maquinaria.

El cuidado del viñedo se realiza con productos naturales tales como camomila, ortiga y cualquier hierba o producto ecológico que aporte buenas propiedades a la planta y no altere sus características.

Las uvas que cultivan son variedades adaptables a esta zona tan fría y con gran altura. Cultivan la uva Riesling para su vino blanco y Cornalin, Merlot y Syrah para el tinto.

    

La persona que lleva a cabo las tareas en bodega, es el prestigioso enólogo francés Alain Graillot. Alain se encarga de dirigir y supervisar todos los procesos de elaboración del vino para que estos se realicen de la manera más natural posible y con los mejores resultados.

Su producción no es muy grande porque quieren tener un gran control en la calidad y la elaboración utilizándo unicamente uvas de viñedos propios ya que buscan que sus vinos tengan el carácter peculiar del terreno.

La bodega es de reciente construcción y se encuentra a 1.200 metros de altitud. Su arquitectura es la típica de alta montaña, todo en piedra en el exterior y madera en el interior. Empezaron a plantar viñedo en el año 2006 y en el año 2010 elaboraron sus primeros vinos.

Es una bodega muy cuidada en el diseño, ubicada en un entorno natural espectacular y que cuenta con absolutamente toda la equipación de una bodega de vanguardia.

Me llama la atención el suelo de pedernal en la zona de botellas y barricas. Esto sirve para estabilizar el nivel de humedad y mantener la temperatura lo más constante posible en una zona en la que las inclemencias del tiempo son difíciles de controlar.

                       

Debido a la altura, los viñedos están sometidos a fuertes contrastes de temperatura, esto hace que sean unos vinos con mucha fuerza y muy intensos en aromas.

Escol 2011. En su vino blanco se aprecia toda la potencia de la uva Riesling con aromas a fruta blanca madura.

Torb 2011. Un coupage de Cornalin, Merlot y Syrah con aromas a frutos rojos y ahumados debido a su crianza en barrica.

Una vez que estamos arriba, con esas vistas tan impresionantes y siempre que lo digamos con antelación, podemos comer en el restaurante La Domain que han construido al lado de la bodega.

Una edificacion que simula una pequeña Borda (edificación empleada antiguamente en los Pirineos para resguardar al ganado y almacenar productos). Todo en piedra y madera en la que elaboran platos típicos de la zona.

En su restaurante, además de sus vinos, tienen una buena bodega con vinos de distintas denominaciones de origen. 

Como curiosidad, destacan las plantaciones de tabaco que están en toda la ladera de la montaña y que hacen que el paisaje, ya de por sí impresionante, tenga un aspecto diferente y especial.

Muchas gracias a Isidre Romero por haber hecho tan divertido el trayecto hasta la bodega por el escarpado terreno. Un gran aventura para descubrir sus "vinos de altura" y que merece la pena ir a catarlos.

 

 

 

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...