LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodegas Felix Callejo

Bodegas Félix Callejo. Una bodega familiar cuyo principal objetivo es obtener el mejor producto que nos ofrece la naturaleza con el máximo respeto a las características de la zona, el campo, el cultivo y la planta.

De bodegas con la bruja Viri | 2017-04-18 10:23:03


 

 

 

 

BODEGAS FÉLIX CALLEJO

SOTILLO DE LA RIBERA (BURGOS)

 

Félix Callejo es una bodega que busca la sencillez y la calidad en sus vinos respetando al máximo las características de la zona, el cultivo y la planta. Situada en Sotillo de la Ribera, un pequeño pueblo de 500 habitantes en la provincia de Burgos.

Félix Callejo, hombre de carácter intrépido y aventurero construyó junto con su mujer Pilar su propia bodega en el año 1987 sacando al mercado su primer vino en 1989.
 

 

Es una bodega familiar donde actualmente son cuatro de los hijos de Félix y Pilar los que se ocupan de ella. José Félix enólogo principal, Noelia enóloga también y mano derecha de José Félix, Cristina en exportación y Beatriz en ventas.

Con Noelia me voy a visitar los viñedos de Tempranillo, Merlot y Syrah que tiene la bodega. Solo trabajan con las 60 hectáreas de viñedo propio repartidas en 23 parcelas en distintas alturas y suelos porque lo que buscan es transmitir la autenticidad de la zona donde han nacido y vivido toda la familia.

Todos los viñedos tienen certificación ecológica.

 

 

Llegamos a un viñedo llamado Valdelroble de 10 hectáreas, de aquí se recogen las uvas con las que se elabora uno de sus vinos con el mismo nombre Finca Valdelroble.

Me llama la atención lo llano y árido que es el terreno. Un erial a 930 metros de altura donde no existe nada plantado alrededor del viñedo. Noelia me cuenta la historia de esta parcela: su padre se sacó la Licencia de Piloto Privado en el año 1985 y su ilusión era construir una pista de aterrizaje en este lugar para poder sobrevolar desde allí toda la Ribera.

Con el proyecto de la bodega el tema se fue apartando hasta que en el año 2004 José Félix, su hijo, comenzó a plantar viñedo pese a las críticas de los demás por ser un suelo muy calizo donde la producción es muy pequeña.

Hoy en día es una de las parcelas que mejor calidad tiene de uva.

 

 

 

Seguimos el recorrido y llegamos a otra parcela llamada La Virgen de uva blanca albillo al lado de una de las ermitas de la zona.

Siempre en sus viñedos siembran hierba para quitar fuerza y erosión al terreno y a la vez atraer a muchos insectos beneficiosos.

En sus viñedos todo es tradición y respeto por el campo, utilizándo los recursos que presenta la naturaleza. Ultimamente, cuando la hierba ha crecido, utilizan un rebaño de ovejas para que hagan de "segadoras de hierba" y a la vez aporten abono natural al terreno.

 

 

En la poda, recogen los sarmientos y los trituran volviéndolos a incorporar como nutriente a la cepa. Con esto consiguen unos suelos más equilibrados. Como he dicho antes, su máxima es "el respeto a la personalidad del terreno y sus características".

Una bodega en constante evolución, buscando siempre nuevas técnicas para mejorar el viñedo.

Recientemente han incorporado un nuevo sistema de plantado propio de vaso reducido. Consiste en plantar las cepas muy juntas para que compitan entre ellas, esto las genera estrés y hace que tengan un bajo rendimiento y por lo tanto una mejor calidad.

 

 

Regresamos a la bodega y visitamos el edificio anexo que han construido recientemente para la elaboración de su vino Finca Valdelroble. Es una edificación sencilla para no romper la armonía del paisaje y está totalmente mimetizado con las seis diferentes y sencillas ermitas que se encuentran alrededor de la bodega.

Este vino realiza la fermentación alcohólica en depósitos de hormigón, posteriormente envejece en barrica de roble francés y vuelve nuevamente al depósito de hormigón durante un mes antes de su embotellado.

 

 

En el edificio principal de la bodega observo los trasiegos que están realizando en las barricas.

En 1999 con la incorporación de José Félix hijo, con experiencia en grandes bodegas del mundo como la francesa Chateau Petrus, se marca una nueva etapa cambiando la forma tradicional de elaboración tanto en viñedo como en bodega, dando la máxima prioridad y respeto al terruño.

 

 

Recogen la uva manualmente y la llevan a la bodega para que realice la fermentación espontánea con sus propias levaduras. Dependiendo del tipo de vino está fermentacion se realiza en depósitos de hormigón, barrica grande de roble francés o depósitos de acero inoxidable.

 

 

En sus vinos, debido a la variedad de suelos, se aprecia una gran diversidad de matices. 

El Lebrero. Vino blanco 100% albillo con varios meses de barrica. Aromas a albaricoque y melocotón con un toque floral.

Majuelos de Callejo. Fruta roja con pequeños matices herbáceos y minerales.

Félix Callejo 2005. Destaca la fruta madura, moras y ciruelas con toques minerales de terruño.

 

 

Como curiosidad, me llamó la atención las etiquetas de sus vinos. La foto del propio Félix Callejo montando en bicicleta al revés como trasgresor que fue al vender y promocionar su vino a países donde todavía no tenían cultura de vino. Su vino Flores de Callejo representada por la postal de una niña de los años 30 con la filosofía del vino, Valdelroble con el dibujo de una avioneta en honor a la pista de aterrizaje que quiso construir su padre en el viñedo... todas tienen un significado personal y entrañable en la familia.

 

 

Doy las gracias a Noelia por su simpatia y profesionalidad. Me ha trasmitido la pasión con la que realiza su trabajo y el cariño que pone al campo y su cuidado, respetando sus raíces, su zona y las características del terreno.

Y para que todo se pueda aprovechar, elaboran también una línea de productos cosméticos con las buenas propiedades que tiene el vino y sus hollejos.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...