LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Torremilanos

BODEGA TORREMILANOS. Si queréis visitar una bodega que recuerde a un "Chateau" francés y elaboren unos vinos de gran calidad y muy elegantes, Bodega Finca Torremilanos es lo que búscais.

De bodegas con la bruja Viri | 2016-10-28 21:41:03



 

 

 

BODEGA FINCA TORREMILANOS

ARANDA DE DUERO (BURGOS)

 

 

La bodega Torremilanos se encuentra a las afueras del pueblo de Aranda de Duero en Burgos. Al acceder desde la carretera por un camino estrecho, no puedes imaginar la vista que vas a divisar nada más llegar a la finca.


Unos preciosos viñedos de uva Merlot adornan el camino hasta llegar a un cuidado jardín con una fuente en medio desde donde se contempla lo que podríamos llamar un “Chateau” de estilo francés, aquí se encuentra la bodega.

 

        


Con Ricardo Peñalbes, responsable de la elaboración de los vinos e hijo de la familia propietaria de la bodega, adquirida en 1975 empiezo a recorrer la magnífica finca.

Comenzamos a recorrer los cuidados viñedos ecólogicos. Según vamos andando por la ladera del monte, divisamos largas filas de cepas en espaldera de tempranillo y merlot perfectamente cuidadas con grandes e increibles racimos tanto en la cepa como en el suelo. Se nota que han realizado la poda en verde recientemente.
 


El cuidado de la viña se realiza ecológicamente, intentando ser lo más respetuoso posible con el entorno natural.

El viñedo se vendimia a mano para seleccionar cada racimo que se lleva a la bodega. Me llamó la atención la vegetación en los pasillos de las largas hileras de viñedo. Ricardo me explicó que el objetivo es aportar nutrientes a las cepas y dependiendo de lo que la planta necesite le añaden cada año más o menos vegetación.  
 


Entre los viñedos, me sorprendieron las parcelas de frondosas cepas centenarias de garnacha tinta con unos pámpanos de casi 2 dedos de grosor y una cantidad de excelentes racimos impropia para la edad de la cepa. Esta que aparece en la foto es una de ellas.
 


Subimos a la loma de un monte de la finca y desde allí las vistas son todavía más impresionantes.

La bodega está rodeada por más de 200 hectáreas de viñas de su propiedad, donde el 80 por ciento están en espaldera y el resto en vaso.
 


En el terreno hay todo tipo de vegetación donde un herborista sería feliz. Plantas de manzanilla, tomillo, romero y una gran variedad de plantas silvestres se encuentran alrededor del viñedo, aportándo grandes matices a la viña.

A lo largo del viñedo se disponen varias barricas introducidas en la tierra que contienen algunos de los nutrientes naturales para aportar a las plantas las vitaminas necesarias dentro de su cuidado ecológico.
 


La bodega elabora distintos vinos buscando en cada uno de ellos su propia personalidad. Su objetivo es conseguir unos vinos muy ricos en matices aromáticos y que en boca sean finos y suaves. Ricardo busca la fineza y suavidad en cada vino, respetándo la propia personalidad de cada uno de ellos. Su lema es “Arte en el Vino”.

Volvemos al magnífico "Chateau" para visitar la bodega. Bajamos unas escaleras para acceder a la sala de barricas. Parece que estemos entrando en un museo más que en una bodega. Una sala enorme diáfana donde se encuentra en primer lugar una zona de exposición con una gran mesa de cristal donde atesoran los instrumentos de labranza de hace siglos.  
 


Alineadas en la pared, se apoyan unas tapas de barrica con las banderas de cada pais. Desde aquí se divisa la zona donde se encuentran multitud de barricas alineadas en un recinto donde las columnas y las paredes son de piedra.
 


Aquí también descansan las tinas de hormigón traidas expresamente de la Borgoña para que envejezcan algunos de sus vinos.

También os muestro el interesante museo de botellas de antiguas añadas.
 

       


Esta bodega fué la primera en instalar un hotel dentro de ella (Hotel Finca Torremilanos), por lo tanto, ellos fueron los pioneros en el enoturismo.

La edificación es lujosa e impresionante tanto por fuera como por dentro. Al acceder a la recepción, no da la impresión de estar en un hotel al uso y mucho menos en una bodega, sino en el salón de un gran palacete.
 


Como curiosidad, dentro de la bodega tienen su propia tonelería artesana. Ellos crean sus propias barricas. Las maderas que trabajan son francesas, americanas y rumanas. Con esto consiguen fabricar las barricas con el tostado que sea más idóneo para la elaboración de sus vinos.  
 


Sus vinos son muy ricos en matices aromáticos al estar rodeados de todo tipo de plantas herbáceas y muy finos y sutiles en boca. Se nota la suavidad al catarlos con un ligero componente mineral que da el terreno con mucho canto. La madera está muy sutil dejándo que el protagonista sea la uva y sus componentes naturales.

Elaboran distintos vinos porque buscan la personalidad de cada uno de ellos.
 


Peñalba Lopez Blanco: Fruta blanca y hierbas de monte con un suave toque balsamico por la madera.

Montecastrillo Rosado: Floral y con rasgos dulces en aromas y muy fresco al catarlo, con algún suave toque amargo.

Montecastrillo Tinto: Aromas a fruta roja, muy floral con sensaciones minerales y regaliz en boca.

Los Cantos de Torremilanos: Notas a hierbas silvestres en nariz y muy suave con una frescura mineral al catarlo.

Torremilanos Crianza: Aromas a fruta negra y especias, estando la fruta muy presente con algún toque tostado al catarlo.

Cyclo: Como todos los vinos Torremilanos, muy floral con un sutil tono mineral. Mucha fruta roja con una mínima sensación de cereza en licor.

Torre Albeniz: Aromas a fruta muy madura con toques torrefactos. Muy frutoso también al catarlo con algún toque de especia dulce.

 

Agradezco a Ricardo Peñalba las explicaciones que me ofreció, demostrando la gran pasión que tiene por el campo y el viñedo. Como el me comentó, la planta es un ser vivo y como tál, cuanto más cariño se la demuestre y mas mimo se la dé, mejor se comportará y más calidad tendrá.
 

        


Desde aquí os animo a visitar la bodega y catar sus magníficos vinos. Y si el tiempo os lo permite, el pasar una noche en el precioso hotel Torremilanos o realizar una comida en su restaurante es el colofón a la estupenda visita.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...