LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Nueva Valverde-Finca Tejoneras

BODEGA NUEVA VALVERDE - FINCA TEJONERAS. Rodeada de monte bajo y gran cantidad de enebros, olivos, encinas y almendros se encuentra la bodega que elabora el vino de Madrid mas premiado internacionalmente, el vino Tejoneras.

De bodegas con la bruja Viri | 2016-11-25 13:31:03




BODEGA NUEVA VALVERDE - FINCA TEJONERAS

VILLA DEL PRADO (MADRID)

La Bodega Nueva Valverde pertenece a la denominación de origen de Madrid y se encuentra en la Finca Tejoneras, situada en la carretera que une Villa del Prado con Cadalso de los Vidrios en plena Sierra de Gredos.

 

 

Al acceder a la finca, es increible el olor a jara que desprende toda la zona. La noche anterior ha llovido y eso se nota mucho en el ambiente. El paisaje es precioso, estoy rodeada de gran cantidad de enebros, olivos, encinas y almendros.

En el año 2000, lo que comenzó como adquisición de una finca para organizar cacerías entre amigos, ha terminado siendo una de las mejores bodegas de Madrid.

Fermín Marín, propietario de la bodega, compró esta magnífica finca en la que según vas paseando te puedes cruzar con venados, jabalíes, corzos, muflones, conejos y perdices.

Una vez adquirida, descubrió que existían dentro de ella unas hectáreas de viñedos de cepas centenarias de garnacha de excelente calidad. Siendo un enamorado del mundo del vino, decidió elaborar el suyo propio, utilizando las excelentes cepas existentes y plantando otras nuevas.

Para ello no se quiso conformar con cualquier planta y buscó las mejores cepas que existiesen en el mercado internacional. Viajó a Francia y consiguió los mejores injertos de uva Cabernet-Sauvignon, Merlot y Syrah que plantó en su finca además de la Garnacha ya existente.

Enrique Fernández de Córdoba, director comercial de la bodega, me viene a recibir. Iniciamos el recorrido por los viñedos en un 4x4 porque la zona tan escarpada no se puede recorrer fácilmente. El paisaje es espectacular, se divisan los Montes de Toledo. La finca consta de 750 hectáreas y los viñedos están situados en distintas lomas de las montañas de la Sierra de Gredos. Esto hace que la zona esté muy aireada beneficiando mucho al viñedo.

 

Un detalle que me llama la atención es la cantidad de minerales que se encuentran en el suelo, en el que destacan las lascas de cuarcita que con los rayos del sol brillan y parece que estemos en un campo dorado.

La vendimia la realizan de forma manual y de madrugada. Al tener todo el viñedo alrededor de la bodega, el recorrido de la uva una vez vendimiada es muy corto. Esto hace que la uva no pierda ninguna de sus cualidades en el transporte. Antes de despalillar la mantienen refrigerada durante 24 horas de 4 a 6 grados.

Todas las hileras de viña están presididas por un rosal que hace de detector de plagas y junto con la gran cantidad de minerales dorados del terreno le da al viñedo un aspecto singular.

El riego es por goteo, analizándo las zonas que necesitan más humedad para asegurar el vigor necesario en cada momento.

 

Como la vendimia la habían realizado hacía pocos días, tuve el placer de degustar los mostos de una gran calidad vendimiados de 3, 5 y 10 días directamente de los depósitos. Es increible como va evolucionando el mosto en vino, como van realizando su trabajo las levaduras y los cambios de aromas y sabores que se van apreciando. Es algo que tendríamos que probar todos para notar la evolución. Me encantó!!!

La bodega tiene una producción limitada, sin embargo, la tecnología es de última vanguardia y podrían elaborar mucho más vino del actual. No obstante, Fermín solo quiere elaborar vinos de gran calidad, de uva muy seleccionada y que principalmente se consuman en España, no quiere hacer una gran producción y exportarla.

Cuando accedo a la bodega observo su carácter muy personal en la que destacan elementos muy cercanos para Fermín. De ahí que no realicen visitas turísticas. En ella cuelgan multitud de premios que han ganado sus vinos así como un museo muy curioso de botellas.

En sus vinos Tejoneras (por el nombre de la finca) y 750 (por el número de hectáreas de Finca Tejonera), se aprecia el toque herbáceo procedente de la gran cantidad de jaras, enebros, pinos y encinas que tiene el terreno. Tienen un carácter excepcional por la gran mineralidad del terreno, esto hace que sean unos vinos diferentes.

En su elaboración el porcentaje de cada variedad de uva difiere dependiendo de la añada. Sin embargo, siempre llevan en su composición un 10% de uva Garnacha, la uva autóctona de la zona.

Desde aquí os animo a catar estos vinos de Madrid. Merecedores de tantos premios como han conseguido tanto por la calidad del viñedo como por su elaboración y su complejidad. Muchas gracias a Enrique por el recorrido tan agradable por los viñedos que realicé y por la cata tan excelente tanto de los mostos como de los vinos. 

 

 

 

 

 

   

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...