LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Pago de Carraovejas

BODEGA PAGO DE CARRAOVEJAS. Jose María Ruiz Aragonés, un inquieto sumiller segoviano, quiso que en su restaurante Jose María se tomara un gran vino como "vino de la casa".... y lo consiguió sobradamente!!!! Elaboró el afamado y premiado vino Pago de Carraovejas.

De bodegas con la bruja Viri | 2016-11-11 09:41:03




PAGO DE CARRAOVEJAS

PEÑAFIEL (VALLADOLID)

Situada en las afueras de Peñafiel, uno de los pueblos vinícolas más importantes de España, Pago de Carraovejas es una de las bodegas más prestigiosas de la Ribera del Duero.

En cada bodega se nota la personalidad de su propietario, y en esta se aprecia el carácter entrañable y cercano de Jose María Ruiz Aragonés. Un inquieto sumiller segoviano que inauguró su famoso restaurante Jose María de Segovia en 1982 y quiso dar a sus clientes un gran vino como "vino de la casa" cuando en esa época en los restaurantes castellanos se llevaban los vinos de frasca.

 

Para ello compró 9 hectáreas de viñedo en Peñafiel en una zona de Pago, que goza de un microclima muy particular. Está situada en un cruce de rios, teniendo la protección por un lado del Cerro Cuesta de Las Liebres y por el otro el precioso Castillo de Peñafiel.

Fué añadiendo zonas de viñedo hasta completar las 200 que tiene en la actualidad.

En 1991 comercializó su primer vino Pago de Carraovejas.

Al acceder a la finca lo primero que diviso es el Castillo de Peñafiel al fondo y los increíbles viñedos alrededor de la bodega. Un moderno edificio creado por el famoso arquitecto Fernándo Zaparaín en color marrón-rojizo que simula el color de las barricas.

Sale a recibirme Gema Pastor, responsable de Comunicación y me comenta que voy a participar en el recorrido que ofrecen a los clientes por la bodega y que dura varias horas. Una visita cargada de sensaciones, en la cual, aparte de recorrer la bodega, sus viñedos y observar los trabajos de elaboración, voy a poder apreciar el romance que realizan con el vino y la gastronomía en una perfecta armonía.

Tania, la persona a cargo de la visita nos explica la historia y los comienzos de la bodega. Comenzamos a recorrer los viñedos. Las cepas son mayoritariamente Tempranillo y en menor medida Cabernet Sauvignon y Merlot. La edad de las plantas nunca supera los 25 años, renovándo y plantándo cepas nuevas cuando estas superan este tiempo. Estas nuevas cepas las obtienen de su propio clon, el cual ofrece unas características muy especiales porque tiene unos racimos más sueltos de lo normal y muy poca uva, produciendo un máximo de 6 racimos por vid.

Además, visitamos los llamados "hoteles de insectos" donde favorecen la existencia de los insectos necesarios para combatir las posibles plagas que pueda tener la vid. Son curiosos habitáculos donde estos viven.

Pasamos nuevamente a la bodega y tienen preparado en uno de los cuidados salones la primera cata.

El vino blanco Quintaluna de uva verdejo que elaboran en el pueblo de Nieva en su nueva bodega Ossian. Un verdejo con grandes notas cítricas y florales de cepas centenarias con 2 meses de maceración en madera que le da un suave toque de vainilla. Tania nos explica en detalle la elaboración de este vino.

Durante la visita, cada vino estará maridado con un plato gastronómico elaborado con productos de la zona.

Fatima es la simpática encargada de explicarnos en qué consiste el maridaje que vamos a realizar y el proceso de elaboración del plato. Son platos tradicionales llevados a la cocina de vanguardia donde impera el producto de la zona y la alta calidad.

Todo está muy cuidado y pensado, tanto la elaboración como la presentación de cada plato. Con este vino el maridaje son unas croquetas de pollo de corral.

Terminamos de disfrutar del vino y su maridaje correspondiente y seguimos el recorrido por la bodega.

Tengo la suerte de visitar la bodega en época de vendimia y observar los trabajos que realizan. Después de pasar una selección en la vendimia manual y más tarde en la mesa de selección, las uvas pasan cuidadosamente a los contenedores de acero inoxidable para realizar la fermentación a través de los pequeños OVIS (Objetos Volantes Identificados), que són transportadores que mediante un sistema de gruas transportan la uva a los depósitos sin utilizar ningún tipo de bomba que pueda alterar las condiciones de la uva.

La bodega cuenta con sus propias levaduras y también su propia bacteria láctica para realizar las distintas fermentaciones asegurándose que siempre se van a comportar de la misma manera.

La clarificación que realizan es con clara de huevo.

Los grandes toneles donde fermenta el vino de alta gama, son de roble francés y los construyeron directamente dentro de la bodega para que encajaran perfectamente.

De aquí pasamos a un nuevo salón donde vamos a catar el segundo vino del día. El magnífico Pago de Carraovejas de Autor. Aquí encontré mucha fruta negra, frutos secos y ligeros tostados.

Una vez que Tania nos ha explicado la elaboración, vuelve nuevamente Fátima con el maridaje y nos explica el proceso de cocinado del plato. Consiste en un huevo de corral a baja temperatura con tropezones y una torta de arroz y lo denominan "almuerzo del segador".

Una vez que lo hemos saboreado, seguimos recorrido y nos dirigimos a la zona donde descansan más de 3.000 barricas. Un mar de barricas cuya duración máxima de vida es de 3 años.

Seguimos recorrido pasándo por todos los rincones de la bodega. Visitamos el gran salón donde celebran bodas o cualquier tipo de evento y llegamos a una gran terraza acristalada con vistas al impresionante Castillo de Peñafiel y a los viñedos donde vamos a terminar de catar otros cuatro vinos.

Tania nos explica de nuevo los vinos que cataremos y con cada vino Fátima nos obsequia con un exquisito plato.

Todo está perfectamente estudiado para que disfrutes de cada vino y cada plato en un ambiente muy agradable.

Y como no podía faltar, el famoso cochinillo segoviano para maridar con el vino Pago de Carraovejas El Anejón. Utilizamos un cubierto para cortarlo creado por ellos mismos y que han llamado el Cuchinillo diseñado tanto para zurdos como para diestros.

      

En sus vinos se nota la particularidad del Pago donde se cultivan las cepas y el extremo cuidado con que lo elaboran, parando incluso la distribución en los meses de verano para no someterlos a altas temperaturas o cambios bruscos. Almudena Calvo, enóloga de la bodega, es la encargada de que los vinos tengan este carácter tan especial.

Catamos también vinos de la nueva bodega Ossian, adquirida en Rueda hace cuatro años.

Pago de Carraovejas Crianza. Mucha fruta roja muy madura con toques balsámicos.

Ossian 2013. Vino ecológico, cepas viejas de uva verdejo y envejecido en barrica. Muy intenso con grandes aromas a flores silvestres.

Pago de Carraovejas El Anejón Cuesta de las Liebres. Solo elaborado en añadas excelentes. Fruta negra madura con toques a regaliz negro y notas tostadas.

Ossian dulce Verdling. Aromas a flores blancas y fruta escarchada. Muy frutoso al catarlo.

Después de catar todos estos vinos y disfrutar de los suculentos platos elaborados en un ambiente tan agradable en el que todos con los que realicé la visita terminaron entusiasmados, solo me queda dar las gracias a Tania por su magnífica labor de guia durante la visita, a Fátima por sus acertadas explicaciones gastronómicas y su simpatía, a Marina, jefa de cocina, por los estupendos platos que nos ha preparado y a Gema por su amabilidad y su interés.

Animo a todos a que visiteis esta bodega, aprendiendo todo el proceso de elaboración de sus afamados vinos, pasándo unas cuantas horas cargadas de experiencias sensoriales en un gran ambiente.

 

 

   

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...