LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Quinta de Lemos

BODEGA QUINTA DE LEMOS. En un pequeño paraíso entre extensos pinares, más de 3.000 olivos, plantas silvestres y aromas a lavanda, crecen los viñedos de esta bodega.

De bodegas con la bruja Viri | 2017-09-07 09:41:03


 

 



BODEGA QUINTA DE LEMOS

VISEU (PORTUGAL)

 

Bodega Quinta de Lemos se encuentra situada en el Valle del Dao, la región vitivinícola más antigua de Portugal.

 

Sus viñedos se encuentran protegidos por cuatro zonas montañosas: Sierra de Estrela, Sierra do Bucaco, Sierra do Caramulo y Sierra da Nave. Esto, junto con el río Paiva que bordea la zona, aporta humedad a un terreno muy seco, granítico y arenoso creando un microclima muy especial.

 

 

 

Rodeados de extensos pinares, más de 3.000 olivos y plantas silvestres donde predomina la lavanda, crecen sus cepas con unas características singulares y unos estupendos aromas que aportan unos matices diferentes a sus vinos.

 

 

Creada por Celso Lemos, empresario de la industria textil, amante de sus raíces, de la excelencia y del buen vino, quiso elaborar vinos portugueses de gran calidad con uvas autóctonas que expresaran la autenticidad de la zona. 

Para ello en el año 1997 compró esta finca de 25 hectáreas y arrancó todo el viñedo que existía, para a continuación plantar cinco variedades de uva autóctona portuguesa: Alfrocheiro, Jaén, Touriga-Nacional, Tinta-Roriz y Encruzado.

 

 

La finca está situada en un oasis de viñedos rodeados de montañas donde se respiran aromas a lavanda y se escucha el cántico de los pájaros como fondo musical .... Todo naturaleza en un verdadero paraíso !!!!!

En los viñedos se encuentra una gran variedad de rosales de distintos colores. Cada variedad de uva tiene un color distinto de rosal y ese color será el representado en el logotipo de las etiquetas de sus vinos dependiendo del tipo de uva.

 

 

Con Hugo Chaves, enólogo de la bodega, vamos a recorrer este pequeño paraíso y presenciar los trabajos que se están realizando en el viñedo durante la visita.

Para el cuidado del viñedo solo utilizan productos naturales, realizando protección integrada y biodinámica. La densidad de plantas por hectárea es mucho mayor de lo normal, unas 6.000 plantas por hectárea para estresar a la planta y que produzca menos cantidad a la vez que más calidad.

Después realizan, como se puede ver en la fotografía, la poda en verde quitando más del 75% de uva y dejando solamente entre tres y cinco racimos por planta dependiendo de la variedad.

 

 

Además, en variedades como Tinta-Roriz en la que sus racimos pueden llegar a pesar algo más de un kilo, cortan parte del racimo para que la producción sea pequeña y la calidad muy alta.

Casimiro, uno de los agricultores de la finca, me estuvo comentando el estricto y esmerado cuidado del viñedo.

 

 

Recorriendo este estupendo reducto de naturaleza voy encontrando huertos donde cultivan los productos que utilizarán en el restaurante de alta cocina Mesa de Lemos que se encuentra en la finca. Al borde de todo este paraíso se encuentra el río Paiva aportando humedad a un terreno muy seco.

 

 

Regresamos a la bodega donde Hugo me explica la elaboracíon de sus vinos. La vendimia la realizan manualmente y nocturna.

El lema de Celso Lemos es la búsqueda de lo exquisito ofreciendo excelencia para llegar a la perfección. Por ello su producción es pequeña buscando la calidad y singularidad.

Hugo es un creador que, como el mismo dice, busca el modernismo en sus vinos con el conocimiento del pasado.

 

 

Hugo, una persona muy creativa y en constante investigación, construyó estos modernos lagares en 2015 para estudiar el comportamiento y matices que aportaba a la elaboración.

Descubrieron que al tener más superficie y estar más parte del mosto en contacto con los hollejos fermenta mejor y aporta una mayor elegancia a sus vinos. Desde entonces, llevan a cabo este procedimiento con gran parte de sus vinos tintos.

 

 

Descendemos a la siguiente planta de la bodega donde envejecen sus vinos. Allí encontramos más de 400 barricas de roble francés.

Seguimos nuestro descenso a la siguiente planta donde descansan sus botellas. Han tenido que horadar y quitar toneladas de piedra para crear este lugar. Una curiosa sala rodeada de piedra granítica en la que envejecen sus vinos como mínimo dos años.

 

 

El reflejo de sus raíces portuguesas también está representado en su logotipo. Una flor de cuatro lunas crecientes marcando la totalidad del ciclo temporal, las cuatro cadenas montañosas que protegen la finca, los cuatro varietales de uvas autóctonas tintas que elaboran y finalmente los cuatro valores familiares: Humanidad, Simplicidad, Visión y Participación.

 

 

En toda su producción predomina la fruta siendo la madera un suave aporte de matices. Unos vinos elegantes donde impera las características de cada variedad de uva con la que elaboran tanto sus monovarietales como sus coupages.

Quinta de Lemos Touriga-Nacional. Es la uva autóctona portuguesa por excelencia. Las frutas del bosque son las protagonistas con un toque especiado.

Quinta de Lemos Tinta-Roriz. Esta uva es de la familia de nuestra famosa uva Tempranillo pero con diferentes matices. Con 18 meses en barrica predominan los aromas a fruta confitada y toques a caramelo.

Quinta de Lemos Jaén. Fruta roja con notas tostadas e incluso un suave final picante.

Quinta de Lemos Alfrocheiro. Aromas a frutas roja madura y flores frescas.

Sus vinos de alta gama representan un homenaje a las mujeres de la familia. Cada vino lo protagoniza un nombre de mujer y para ellas dedican sus mejores vinos.

Doña Paulette. Un monovarietal de uva blanca Encruzado donde sobresalen los aromas vegetales.

Doña Santana. Un coupage donde predomina la Touriga-Nacional con una pequeña proporción de las demás variedades con aproximadamente 15 meses en barrica. Una concentración de frutas rojas con toques florales que le hace a la vez concentrado y fresco.

Doña Georgina. Uva Touriga-Nacional con una pequeña parte de Tinta-Roriz. Mucha fruta roja con toques de chocolate.

Doña Louise. Sigue predominando Touriga-Nacional con parte de Tinta-Roriz y Jaén. Aquí la fruta madura se combina con pequeños matices de plantas silvestres y aromas herbáceos.

 

 

También tuve la ocasión de catar alguno de los vinos que todavía no comercializan y que saldrán al mercado en breve con muy poca producción. Colet Blanco 2015 de apenas 3.000 botellas donde la fruta tropical protagoniza los aromas.

También comercializarán en breve un Rosado y un Vino Espumoso, ambos muy interesantes.

La finca también cuenta con un maravilloso hotel con pocas habitaciones, donde el cristal es el protagonista para poder apreciar desde cualquier lugar la estupenda vista a los viñedos y la bodega.

El poder contemplar el anochecer y amanecer en este paraíso disfrutando de sus vinos es una experiencia inolvidable.

 

 

En la bodega, Diego Rocha, chef nacido en la región, se encarga de maridar en el restaurante Mesa de Lemos los vinos de Quinta de Lemos con la alta cocina portuguesa, fusionando la alta cocina con la tradicional, utilizando ingredientes nacionales y productos naturales de sus huertos.

 

 

Solo me queda dar la enhorabuena a Hugo Chaves por la elaboración de sus vinos. Unos vinos que me han enamorado por su elegancia y su calidad y, como le he comentado a Hugo, unos vinos caracterizados por la frutalidad .... Difícil elegir uno en particular ya que me encantaron todos !!!!

Dar las gracias a Eduardo Figueiral, director comercial, por la estupenda visita que me ha brindado y en la que he podido admirar el pequeño paraíso en el que se elaboran estos vinos. Os animo a conocerlos porque estoy segura que os encantarán ....

 

 

 

 

 

 

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...