LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodegas Arfe

Bodegas Arfe, donde el vino es arte. Un arte que lleva a elaborar el único vino de Autor jerezano diseñado y creado en el año 2000 por Luis Arroyo para saborearlo en la actualidad: Palo Cortado De la Cruz 1767. Un vino singular y con personalidad diseñado con las características que su autor ha conferido tanto en la elaboración como en su envejecimiento. Una historia con mucha pasión.

De bodegas con la bruja Viri | 2018-03-27 00:00:00


 

 

BODEGAS ARFE

JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ)

 

 

Bodega Arfe se encuentra en una de las localidades con más solera y tradición de Andalucía: Jerez de la Frontera (Cádiz).

Se encuentra enclavada en uno de los barrios artesanales más antiguos y flamencos de Jerez: El Barrio de San Miguel. Aquí el arte flamenco se capta en el ambiente. Paseando por las estrechas calles alrededor de la bodega se disfruta de ese carácter en cada escultura, en cada tienda de ropa flamenca y en cada rincón donde se oyen los zapateados del baile y el toque de las castañuelas ... el arte andaluz por los cuatro costados.

 

 

Luis Arroyo es el propietario, creador y diseñador del vino que ha sido criado y envejecido en esta bodega desde el año 2000 para salir a la luz por primera vez en 2016. El único vino de Autor de los vinos de jerez: Palo Cortado De la Cruz 1767.

Al traspasar la puerta de la bodega nos embriagamos de los múltiples aromas que brotan en esta coqueta bodega en la que en su arquitectura ya se respira historia.

 

 

La bodega se encuentra situada en el punto más alto del Jerez antiguo. Una zona muy aireada donde entra el viento de poniente que aporta una humedad natural a la bodega. De hecho la calle se llama Molinos de Viento porque existían unos molinos en la antigüedad dada la altitud del lugar. En esta privilegiada situación, en tiempos pasados, se encontraban marismas que inundaban el terreno de la bodega aportando salinidad a la zona.

 

 

Luis me cuenta su historia, un sueño que comenzó en el año 2000 y que hace apenas dos años ha salido a la luz.

Su autor, con una larga trayectoria en el mundo del vino, estuvo más de 25 años dirigiendo las bodegas Garvey, decidió en el 2000 crear su propia bodega y realizar su sueño para cuando abandonara su actividad profesional. Quiso elaborar un vino diferente, un vino de Autor dentro de los vinos de Jerez, un vino único y con personalidad:  su característico y personal Palo Cortado.

 

    

 

Para ello definió y diseñó desde el inicio cada elemento que ayudase a ensamblar y crear el engranaje perfecto para lograr su personal Palo Cortado. La bodega tenía que tener historia y ser única, para ello encontró una de las bodegas más antiguas de Jerez. Un casco con una larga historia reformado en 1767, como muestra en la antigua piedra de sus paredes, aunque creado en 1653 como aparece en los escritos.

En el escudo una cruz hecha con anclas sobre las olas: La Cruz del Mar. Esta cruz y esa fecha dan lugar al nombre del vino: De la Cruz 1767.

 

 

La bodega sigue conservando el suelo original de Losa de Tarifa. Es una de las poquísimas bodegas que todavía conserva este tipo de suelo, en vez de el característico de arena de albero, por tradición y porque mantiene la humedad del ambiente de una forma natural.

Una vez que Luis ya había elegido el lugar donde realizaría su obra, lo siguiente sería buscar el vino y las botas donde criarlo y envejecerlo.

 

 

Ahora tenía que diseñar el "envase" más idóneo donde envejecería su Palo Cortado. Para ello eligió 216 botas de entre 40 y 50 años de antigüedad que hubiesen sido envinadas con vino fino. La razón es porque el vino fino crea una capa de cristalización en el poro de la madera que contribuye a que el vino no perfore y extraiga demasiado las características de la madera. El resultado es un vino mucho menos astringente y fácil de beber aunque tenga un largo tiempo de envejecimiento en bota.

 

 

Ya solo le faltaba lo principal, el liquido elemento con el que elaborar su Palo Cortado.

Quería elaborar un solo vino, único, diferente, escaso, sorprendente y de gran calidad. Que envejeciese tranquilamente sin ninguna prisa durante muchos años con crianza oxidativa. Un vino viejo con solera pero a la vez salino, ligero y fresco. En definitiva, un vino con personalidad.

Para ello eligió una uva Palomino Fino que creciese cerca del mar por su salinidad, seleccionando los mejores mostos de Chipiona.

 

 

Un Palo Cortado elaborado con mosto de primera yema sin prensar y siempre con crianza oxidativa, algo poco habitual en este tipo de vinos.

Luis me comenta que eligió la crianza oxidativa porque mantiene la glicerina aportando untuosidad al vino que le confiere un toque mantecoso y amable que hace a su Palo Cortado un vino fácil de beber.

 

 

Y después de muchos años de descanso y envejecimiento en los que Luis ha ido cuidando y mimando su "obra" pacientemente, sale al mercado su personal y auténtico Palo Cortado De la Cruz 1767, con una limitada producción anual de 6.000 botellas.

Un vino con un brillo que no denota sus 18 años de maduración y donde la madera no sobresale sino que aporta leves matices al vino.

En boca es suave y fresco y los frutos secos con un toque salino son los protagonistas que invitan a beber sin saciar ni empalagar.

En nariz nos da notas de Amontillado pero en boca tira más para Oloroso, un vino vivo y sorprendente !!!

 

 

Solo me queda felicitar a Luis Arroyo por haber cumplido su sueño. Ideó, diseñó y creó algo que ha ido cuidando durante largos años para tener hoy en día su recompensa.

El único y auténtico Palo Cortado de Autor elaborado en una bodega coqueta y entrañable donde sus muros guardan una larga historia, tradición y raíces. Enhorabuena por los grandes premios conseguidos nacionales e internacionales y muchas gracias por hacerme partícipe de tu tesoro.

 

 

 

 

 





    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...