LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodegas El Grifo

Bodegas El Grifo. Una bodega rodeada de cráteres y arena volcánica. Un paisaje singular y una viticultura, única en el mundo, consigue que sus vinos tengan un carácter sorprendente.

De bodegas con la bruja Viri | 2017-03-03 06:23:03


 

 

 

BODEGAS EL GRIFO

LANZAROTE (ISLAS CANARIAS)

 

Rodeada de cráteres y arena volcánica se encuentra esta singular bodega en la isla de Lanzarote. Es la bodega más antigua de las Islas Canarias y una de las diez más antiguas de España.

 

A partir del año 1730, la isla de Lanzarote sufrió durante 6 años continuas erupciones volcánicas dando lugar a 7 grandes volcanes.

Estos arrasaron las 18 aldeas que existían alrededor, dejando un reguero de lava en la isla que aún hoy día dibuja un paisaje lunar único en el mundo.

 

 

Debido a los vientos alisios las cenizas se fueron depositando especialmente en una zona de la isla llamada La Geria donde hoy se encuentran las principales bodegas de la isla.

Los habitantes de Lanzarote, anteriormente a las erupciones, vivían del cultivo del cereal que era lo único que sobrevivía debido a la pobreza del terreno y la escasa lluvia.

Cuando los lanzaroteños pudieron volver a su isla, se encontraron que todos los campos estaban arrasados por la lava.

 

 

Empezaron a escarbar en lo que llaman ellos "picón" que es la tierra negra o lava solidificada para intentar volver a plantar cereales y comprobaron que debajo de esta lava había mucha humedad, es decir, este "picón" puede guardar la poca lluvia que recoge hasta casi un año, manteniendo el suelo húmedo.

Decidieron plantar viñedo porque con esto aprovechaban los sarmientos para el fuego y la cocina, las uvas como fruto y el vino para consumirlo, ya que antiguamente los vinos al transportarlos hasta la isla se estropeaban en el camino. Así nació La Geria, la zona donde se concentran la mayor parte de las bodegas de Lanzarote.

 

 

En la zona de La Geria se encuentra Bodegas El Grifo, una típica edificación lanzaroteña en blanco rodeado por el suelo negro de lava solidificada.

Como he dicho antes, es una de las diez bodegas más antiguas de España. Se creó en 1775 y desde el año 1881 la posee la familia Otamendi Rodriguez-Bethencourt.

El Grifo toma su nombre del pueblo que existía antes de la erupción. Lo preside un original Jardín de Cactus y Plantas Canarias.

 

 

La puerta de hierro está flanqueada por dos "pájaro grifo", animal que es el símbolo de la bodega.

Este animal, mitad águila y mitad león, simboliza al guardián del vino. Cesar Manrique, el gran artista y principal promotor de la isla, hizo un diseño exclusivo de este animal para la bodega, de forma gratuita, a cambio de que no derribasen la bodega antigua para construir la nueva. De esta antigua bodega nace su Museo del Vino.

 

 

Con Tomás Mesa Guanche, enólogo de la bodega, recorro los viñedos tan singulares de la zona.

Todo aquí es sorprendente. Grandes agujeros creados en la lava hasta llegar a la zona terrosa rodean las enormes cepas de moscatel. Con esto consiguen que la planta reciba la escasa lluvia y la pueda guardar, lo llaman "Chabocos".

 

 

Me voy encontrando cepas de más de 150 años de Moscatel de Alejandría que pueden llegar a dar hasta 250 kilos de uva.

Las variedades autóctonas son la Malvasía Volcánica en blanco y Listán Negro en tinto.

Aunque las vistas son espectaculares con el volcán Juan Bello al fondo, el trabajo en campo es muy difícil ya que muchas cepas están en circos de piedra de lava de más de un metro de profundidad y la vendimia es muy complicada.

 

 

Cada cepa está rodeada de un pequeño muro de piedra volcánica para protegerlas de los vientos alisios. Estos muros permiten la filtración del aire y en época de poda retiran las hojas en vez de utilizarlas como nutrientes para que no quiten humedad al terreno.

 

 

Regresamos al edificio donde han construido la nueva bodega. Tomás me explica que una vez vendimiadas las uvas, las dejan una noche en cámara de frío para conservar aromas y propiedades.

La malvasía macera con su piel cinco o seis horas para obtener más aromas. En la fermentación no utilizan la levadura autóctona sino una levadura neutra. Esto es debido a la gran diversidad de zonas y distintos viticultores. No quieren que la levadura cambie las características y propiedades de la malvasía.

La uva Listán Negro prácticamente no la estrujan y macera muy poco casi sin hollejo debido a su aspereza y gran astringencia.

Siempre elaboran sus vinos con sus lías.

 

 

Si hay algo que me encanta de una bodega, es catar los vinos directamente desde la barrica y en esta ocasión tuve la suerte de catar una malvasía dulce elaborada con uva pasa del año 1881... sin palabras... increíble!!!!

También catamos las malvasías desde los depósitos de 2014 y 2015 donde se apreciaban los aromas tropicales como mango, piña.... vinos muy aromáticos y con cuerpo.

 

 

 

El Grifo Vijariego. Blanco elaborado con la uva Vijariego, variedad prácticamente desaparecida. Un vino muy fresco y con grandes aromas herbáceos.

Ariana Blanco. El nuevo vino que han sacado al mercado de malvasía volcánica y envejecido en barrica. Su elaboración se realiza con lías y con movimientos asiduos para que el vino esté en los depósitos constantemente turbio y las lías no se vayan al fondo.

El Grifo Syrah Reserva de Familia. Un syrah donde abunda la fruta negra madura con toque a chocolate negro.

El Grifo Canari Dulce. Una mezcla de las barricas del vino elaborado en los años 1997, 1970 y 1956... me encantó!!!

 

 

Una vez terminada la cata, pude recorrer con Zayda, responsable de enoturismo, la antigua bodega donde se encuentra el Museo del Vino y la antigua casa de los propietarios.

Esta casa posee una gran biblioteca con más de 4.000 libros antiguos relacionados la mayor parte con el vino y la viticultura.

Recorremos el museo donde voy encontrando una gran variedad de maquinaria y aperos utilizados en la antiguedad para la elaboración del vino. Me resulta curiosa la prensa de 1930 que aparece en la foto. También nos encontramos bombas, alambiques, pisadoras y un sinfín de antigüedades que se utilizaban para la elaboración del vino.

En resumen, una visita muy completa y didáctica.

 

 

Agradecer a Tomás y Zayda su tiempo y sus explicaciones. Ha sido una bodega muy interesante donde la naturaleza ha hecho que la elaboración de sus vinos sea única en el mundo.

Unos vinos con personalidad y gran sacrificio a la hora de cultivarlos y elaborarlos. Desde aquí recomiendo esta bodega como visita obligada si estáis por la isla. Te enamorará su paisaje y disfrutarás de sus vinos.

 

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...