LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodegas Valdelana

BODEGAS VALDELANA. Una bodega familiar de varias generaciones compartiendo la pasión por el vino. Su museo, su larga historia y la cata de sus vinos observando las estrellas hacen de esta bodega una visita obligada. Toda una experiencia !!!!

De bodegas con la bruja Viri | 2017-07-27 09:41:03


 

 



BODEGAS VALDELANA

ELCIEGO (RIOJA ALAVESA)

Bodegas Valdelana, situada en la Rioja Alavesa, concretamente en Elciego. Una bodega familiar con muchos siglos de historia compuesta actualmente por tres generaciones: Isidoro Valdelana, su hijo Juanje y sus nietos Judit y Juan.

 

 

Recientemente tuve la ocasión de asistir durante un fin de semana al evento de Blogueros que organizaba Sergio Otegui de la empresa Nada Incluido (http://www.nadaincluido.com/) junto con Bodegas Valdelana (http://bodegasvaldelana.com/es/) en el que íbamos a conocer su bodega y alrededores, sus vinos y su singular maridaje estelar: Cata de vinos observando las estrellas.

 

 

Tras alojarnos en el hotel Agroturismo Valdelana que se encuentra en el edificio contiguo a su Bodega-Museo del siglo XV y XVI con Juanje y Judit, nos dispusimos a visitar Laguardia. Un pueblo que ha sido galardonado como uno de los pueblos más bonitos de España.

 

 

Laguardia es un pueblo medieval con largas calles estrechas. En él se encuentran horadadas más de 230 bodegas subterráneas o cuevas familiares que lo convierten en un lugar único para disfrutar del vino y su larga historia.

Con Idoia, nuestra simpática guía, recorrimos Laguardia paseando por sus calles peatonales, observando los edificios renacentistas y barrocos, sus plazas y como fondo Sierra Cantabria. Una cadena montañosa que actúa de barrera natural contra los fríos vientos y crea un microclima muy propicio para el cultivo de viñedos.

 

 

Después de pasear por este marco incomparable nos dirigimos a una vinoteca de Lagurdia para catar uno de los vinos de autor de la colección AGNUS que elabora la bodega Valdelana.

AGNUS Malvasía Blanco. Un vino monovarietal de Malvasía fermentado en barricas nuevas de roble en el que destacaban las notas florales con un toque de caramelo.

 

 

Como colofón a este primer día degustamos platos típicos de la gastronomía riojana en el restaurante La Cueva que se encuentra en el interior de una de las tradicionales bodegas familiares de la zona.

Degustando platos tradicionales de la zona catamos sus vinos:

Familia Valdelana Malvasía. Un monovarietal de Malvasía donde los aromas a piña y plátano eran los protagonistas.

AGNUS Crianza. Tempranillo con un toque de Graciano, envejecido en barrica de roble ruso y francés. Mucha intensidad de frutas rojas con toques de vainilla.

Con esto nos despedimos para descansar y prepararnos para la gran experiencia que íbamos a vivir al día siguiente.

 

                                    

 

A la mañana siguiente, tras el abundante desayuno en el porche del hotel, nos dirigimos con Juan Valdelana, enólogo de la bodega, a visitar la Bodega-Museo que se encuentra construida sobre seis calados subterráneos de piedra de sillería que datan de los siglos XV y XVI.

Acceder a él desde un curioso confesionario y bajar por estrechos túneles subterráneos es transportarte a un pequeño-gran reducto del pasado.

Un viaje a través del tiempo observando las distintas épocas evolutivas del hombre desde la prehistoria.

 

 

Paseando por esta Bodega Natural entre estos reductos de historia y ancestrales depósitos de vino de hormigón llegamos al Museo de Vino donde se encuentran fotografías del siglo XIX fusionadas con los auténticos aperos de la época.

A continuación llegamos a la joya de la corona: Una Capilla de 1583 presidida por la Virgen de la Plaza donde descansan algunos de sus vinos.

 

 

Finalizado este paseo por la historia, nos dirigimos a la sala de cata donde Juan nos explica la elaboración de sus vinos.

Familia Valdelana Selección, es una gama de vinos en homenaje a la familia Valdelana. En cada etiqueta se encuentra el retrato de un actual miembro de la familia realizado a punzón. Desde los más jóvenes para los vinos del año hasta el Reserva con el retrato del abuelo.

-Familia Valdelana Malvasía. Un monovarietal de Malvasía de cepas viejas con el que habíamos disfrutado la noche anterior donde, como comenté antes, la fruta tropical es la protagonista indiscutible.

-Familia Valdelana Tinto. Un vino joven de Tempranillo con algo de Viura ganador en varias ocasiones del premio Mejor Tinto Joven de Rioja Alavesa. Aromas a moras, frambuesas y recuerdos a los cerezos que existen en el viñedo.

AGNUS,  es la gama de vinos de autor. De ellos catamos:

-AGNUS Malvasía Fermentado en Barrica donde las notas florales eran las protagonistas.

-AGNUS Crianza Tinto. Un Tempranillo de viñedos de más de 70 años con un toque de Graciano. Envejecido 12 meses mitad en roble francés y mitad roble ruso. Muy frutal con las notas balsámicas que aporta la madera. 

-AGNUS Reserva Tinto. Un Tempranillo de cepas muy viejas cuya producción no supera los cuatro racimos por cepa y un porcentaje pequeño de Graciano. Una gran intensidad de aromas a frutas maduras y hierbas silvestres.

Catamos también su CENTUM VITIS. Un monovarietal de Tempranillo de Cepas Prefiloxéricas de más de 100 años. Toda una explosión de aromas en nariz a frutos rojos con un toque a chocolate. Un vino diferente que catamos con oro comestible como símbolo de calidad. Me encantó !!!

 

 

Después de la cata seguimos nuestra ruta enoturística hacía lo que la Bodega llama El Jardín de las Variedades. No sin antes pasar por dos yacimientos arqueológicos que se encuentran en los alrededores: El Dolmen de la Hechicera, uno de los más importantes y mejor conservados de Euskadi y la Iglesia Berberana.

 

 

El Jardín de las Variedades te deja sin palabras: Un precioso mirador desde donde divisamos el río Ebro y rodeado de viñedos tanto a las orillas como a nuestras espaldas.

Desde este lugar maravilloso que ha creado la bodega para celebrar catas y diversos eventos, degustamos platos típicos riojanos junto con las chuletillas al sarmiento. Todo esto complementado con su vino Barón Ladrón de Guevara Crianza 2009, un Tempranillo con toque de Mazuelo muy frutal.

 

 

Tras la degustación nos dirigimos a visitar la moderna bodega en la que elaboran sus vinos. En esta ocasión Juan Valdelana fue el encargado de explicarnos su elaboración.

Le dan una gran importancia al cuidado en campo realizando diversos estudios de la materia activa de la tierra y su comportamiento.

Vendimian siempre manualmente, trabajan por gravedad y la clarificación la realizan con bentonitas y gelatinas vegetales.

 

 

Llegamos a la zona donde envejecen sus vinos. Un mar de barricas de roble francés, americano y gran parte también ruso para aportar diferentes matices a sus elaboraciones.

Como curiosidad y algo único han plantado unos clones conseguidos en Israel del vino con el que Jesucristo celebró la última cena. En poco tiempo podrán elaborar el mismo vino de las Bodas de Caná con las mismas cepas.

 

 

Si ya de por sí, la jornada enoturística había estado llena de estupendos acontecimientos, todavía nos faltaba descubrir lo que para mí fue una de las experiencias enoturísticas más espectaculares que he vivido ... El Maridaje Estelar. El vino fusionado con la astronomía: Cata de vino observando y explorando las estrellas.

Desde este maravilloso Jardín de las Variedades, después de contemplar la puesta de sol y ya oscurecido, Juanje nos habló de la Mitología de las Estrellas.

 

 

Desde un potente proyector podíamos divisar las diferentes estrellas y constelaciones. Juanje nos explicó las leyendas de algunas de ellas y su hijo Juan se encargó de explicarnos el vino con el que íbamos a fusionar esa estrella.

Por cada estrella a descubrir, un vino a catar y una música para escuchar ... Todo un cúmulo de sensaciones difícil de explicar con palabras... en el silencio de la noche, la contemplación del firmamento fusionada con el vino y la música .... Hay que vivirlo y sentirlo !!!!

 

 

Solo me queda agradecer a todos los miembros de la Familia Valdelana, desde el abuelo Isidoro, su hijo Juanjo y sus nietos Judit y Juan, la experiencia enoturística que me han brindado. La amabilidad, simpatía y cariño que nos han transmitido a todos los miembros de este encuentro. Unas jornadas que permanecerán en mi recuerdo para siempre.

Desde aquí os animo a visitar esta bodega y descubrir estas experiencias que seguro que no os dejarán indiferentes.

También agradecer y felicitar a Sergio Otegui de la empresa Nada Incluido por la estupenda organización de este evento.

 

 

 

 

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...