LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodegas Valduero

BODEGA VALDUERO es una bodega familiar de las primeras que se fundaron en la D.O. Ribera del Duero. Su centro neurálgico es una antigua casa del siglo XV con una cueva a 40 metros de profundidad de la que parten casi 1.000 metros de laberínticos túneles con paredes arenosas donde envejecen lentamente sus vinos de Crianza, Reserva y Gran Reserva.

De bodegas con la bruja Viri | 2018-11-19 00:00:00




 

BODEGA VALDUERO

GUMIEL DEL MERCADO (BURGOS)

 

 

Bodegas Valduero se encuentra en la localidad Gumiel del Mercado, provincia de Burgos. Una bodega familiar creada por el ingeniero agrónomo Gregorio García Álvarez en 1984 y una de las pioneras en pertenecer a la D.O. Ribera del Duero cuando todavía era una Denominación de Origen poco conocida.

Su trayectoria, como tantas otras en el mundo del vino, comenzó de forma humilde alquilando el edificio de la cooperativa de Gumiel de Izán para elaborar sus vinos hasta que, en el año 2000, construyeron el edificio que alberga actualmente la bodega.   

 

 

 

 

Con Fátima Martín, responsable de enoturismo, comenzamos a recorrer los viñedos de la bodega que se encuentran con una amplia gama de matices rojos y tostados que les da el otoño.

Nos adentramos en una de las mayores plantaciones en vaso que existen actualmente en España ya que buscan preservar la tradición de la zona elaborando únicamente con la uva reina y más significativa de Ribera del Duero: Tinto Fino o Tempranillo.

 

 

 

 

En el viñedo nos encontramos racimos en el suelo por el aclarado que han realizado, condensando de esta forma las características de la planta y obteniendo con esta baja producción vinos de gran calidad y larga crianza.

 

 

 

 

 

 

Una vez recorrida la magnífica estampa que nos brindan los viñedos, nos adentramos en su bodega subterránea por una montaña que ha sido desmontada y reconstruida, retirando primeramente la tierra y colocando tres galerías abovedadas que volvieron nuevamente a cubrir con más de 5 metros de altura de la propia tierra retirada.

 

 

 

 

 

 

Por dentro, su diseño vanguardista ideado por Gregorio te mimetiza con el vino, haciéndote partícipe de este lugar envuelto en aromas a mostos de las recientes vendimias entre paredes abovedadas y suelos del mismo color que el vino.

 

 

 

 

 

 

Desde la zona de elaboración continuamos nuestro recorrido hacia el lugar de Crianza en Barricas.

Aquí, bajo varios metros de tierra, permanecemos aislados de las condiciones climáticas ya que la temperatura es siempre constante de forma natural y únicamente pequeñas chimeneas naturales facilitan la humidificación y sirven como termostato natural sin necesidad de ningún mecanismo energético. En un mar de barricas, la gran mayoría nuevas, comienzan a envejecer estos vinos que, por su larga crianza, pasarán posteriormente a barricas más viejas en los túneles de envejecimiento.

 

 

 

 

 

Llegamos al moderno y original Botellero donde pasan largos años sus vinos. En un cálido botellero de madera que se asemeja a las grandes bibliotecas repletas de libros, descansan sus vinos más de ocho años en un lento envejecimiento... sin prisa y dejando al vino que se tome todo el tiempo que necesite.

 

 

 

 

 

 

Al terminar esta primera parte del recorrido y antes de adentrarnos en el laberinto de túneles de 1.000 metros de longitud horadados a más de 30 metros de profundidad, llegamos al Rincón del Arte: Un pequeño museo contemporáneo donde se encuentran barricas decoradas y ambientadas de las formas más diversas y originales.

 

 

 

 

 

 

Anualmente la bodega celebra un concurso (fundado por el prestigioso artista Antonio López) con participantes de Bellas Artes que se encargan de decorar barricas que han cumplido su labor y dado que el vino es un arte …. el arte tiene que seguir su trayectoria en los diversos elementos que lo componen.

Una gran sala con luces de vivos colores envuelve las barricas más premiadas cada año.

 

 

 

 

 

 

Una vez disfrutado de este Rincón, continuamos por la cueva entre paredes arenosas del siglo XVII. Unas paredes que aportan humedad, ralentizan la crianza y proporcionan aromas del terruño a sus vinos haciéndolos singulares por los auténticos matices de esta tierra de Ribera del Duero.

 

 

 

 

 

 

Entre barricas de Reservas y Grandes Reservas llegamos a la cueva del Cura Merino, una vieja cueva que sirvió de refugio a los aldeanos en la guerra contra los franceses y que hoy en día es su Salón Membresía la Tenada.

 

 

 

 

 

 

En esta cueva, a 40 metros de profundidad, los grandes clientes o personas que hayan adquirido barricas de la bodega pueden celebrar sus eventos entre paredes cargadas de historia y decoradas con tapas de barricas firmadas por artistas y personajes célebres de todos los ámbitos y disciplinas que han colaborado con la bodega. Un lugar mágico para realizar cualquier celebración !!!

 

 

 

 

 

 

Seguimos nuestro camino por este largo laberinto pasando por su pequeña Sacristía donde reposan los distintos Magnum custodiados por dos ángeles hasta llegar a la cima de la ladera donde se encuentra una casa del siglo XV.

 

 

 

 

 

 

Un enorme lagar preside la casa donde realizaremos la cata en compañía de Yolanda García Viadero, enóloga de la bodega e hija de Gregorio, entre grandes chimeneas, preciosas antigüedades, fotos familiares y enormes ventanales donde podemos disfrutar del maravilloso entorno que nos rodea con vistas a los viñedos.

Yolanda nos explica la pasión que siente por Ribera del Duero, su terruño y su viticultura tradicional que quiere interpretar y plasmar en sus vinos. Unos vinos que necesitan un largo tiempo para madurar y alcanzar la perfecta armonía para dar lo mejor de sí dejándolos reposar durante largos años tanto en barrica como en botella. Por ello elaboran únicamente Crianza, Reserva y Gran Reserva.  

 

 

 

 

 

 

Viadero Blanco de Albillo 2017. Un monovarietal del Albillo Mayor con uva más madura de viñedos de 30 a 100 años y criado con sus lías. Un vino complejo con aromas tropicales, suaves toques cítricos y minerales.

Valduero Rosado Reserva. Un coupage de Albillo Mayor y Tinta del Pais crean este Rosado Reserva con dos años de crianza en madera y un año en botella. Un vino diferente y sorprendente !!!

Valduero Crianza 2015. Criado parte de sus 15 meses en barrica húngara y 12 meses de botella. Frutas rojas, notas balsámicas con toques especiados.

 

 

 

 

 

 

Valduero UNACEPA 2014. Con 18 meses en barrica y 12 en botella. Elaborado con viñedos muy viejos de canto rodado y su cosecha supone una cepa por cada botella que se elabora. Un vino fresco protagonizado por frutos rojos más maduros con toques a vainilla.

Valduero Reserva 2011. En este vino sigue predominando la fruta y se aprecian perfectamente los toques ahumados a cueva donde ha permanecido largos años.

Valduero 6 años 2010. Su crianza de 3 años en barrica y 3 en botella crea un vino elegante y muy aromático. Fruta negra madura con toques ahumados y especiados.

Valduero 12 años. Cepas centenarias de las que solo se obtiene un racimo por planta creando su vino más Top solo elaborado en añadas excelentes y de baja producción. Cuatro años en barrica y ocho en botella crean esta esencia que es todo un placer para los sentidos … espectacular !!!

 

 

 

 

 

Solo me queda agradecer a Fátima el estupendo día que hemos pasado en este pequeño oasis de naturaleza. Muchas gracias también a Yolanda por trasmitirnos la pasión que siente por Ribera del Duero que la lleva a crear unos vinos con el máximo respeto a la autenticidad del terreno.

 

 

 

 





    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...