LLAMANOS 34 91 535 89 90

Cangas del Narcea: enoturismo y gastronomía en una combinación perfecta.

Cangas del Narcea, una villa del interior del suroccidente asturiano, posee varias características para querer visitarla: su espectacular gastronomía, el Parador del Monasterio de Corias y su vinculación con el turismo enológico. Autora: Paula Menéndez Fernández.

Concurso Enoturismo 2016 | 2016-03-28 10:55:43


Conocemos el enoturismo como aquel tipo de turismo que se dedica a potenciar y gestionar la riqueza vitivinícola de una región y que está estrechamente relacionado con el turismo gastronómico. A fin de cuentas, es un turismo de calidad, enfocado a la búsqueda de riquezas gastronómicas, principalmente.

En España, son tantas las bodegas que hay en las distintas comunidades que ha sido imposible el encontrar una cifra exacta. Lo que si suele sorprender es la cantidad de terreno que ocupan estos viñedos, ¡más de un millón de hectáreas! Debido a las características de nuestro país, hay multitud de uvas diferentes que dan lugar a muchos vinos distintos: blancos, tintos, rosados, finos, secos, dulces…

El proceso de producción del vino es laborioso y largo en el tiempo. A grandes rasgos, sería algo similar a esto: en primer lugar se realiza la vendimia, en la que se recogen los racimos de uva de los propios viñedos.  Luego se traslada la uva, se quitan los raspones, se prensa y el jugo que resulta se ha de almacenar (dependiendo del tipo de vino se requiere más o menos tiempo) para después volver a prensarlo y eliminar las partes solidas que pudiesen quedar. Después de esto el vino se volverá a almacenar, se filtrará y ya estará listo para su embotellado.

En concreto Asturias, una zona que a simple vista puede no parecer el lugar más idóneo para cultivar la vid y que posee el territorio calificado como Viticultura de Montaña, cuenta con la Denominación de Origen Protegido (DOP) Cangas. La DOP se otorga a vinos que son característicos por su origen geográfico, y en concreto esta abarca los concejos de Cangas del Narcea, Allande, Grandas de Salime, Illano, Pesoz, Ibias y Tineo. Todos estos lugares son característicos por su terreno abrupto y pendiente, que hace que incluso a veces sea difícil el cultivo de la vid ya que no se puedan utilizar determinadas máquinas que facilitan la tarea.

En total hay más de 50 viticultores y varias bodegas; Bodegas Antón Chicote, Monasterio de Corias, Vinos La Muriella, Bodega Chacón Vuelta y por último Bodega Vides y Vino de Asturias. De estas, cuatro pertenecen a Cangas del Narcea, que  ha estado vinculado a la práctica de la vendimia desde hace siglos. Además de estas cinco bodegas oficiales, en los pueblos de la región es muy usual que se fabrique vino de forma particular, no para su venta, aunque la uva no suele ser de Asturias.

Además de los blancos, los vinos que más se producen en esta región son los tintos. Están presentes en cuatro variedades: carrasquin, verdejo negro, albarín negro y mencía. Todos ellos son sabrosos y equilibrados, muy aromáticos y de olores florales, y tienen reconocimiento nacional e internacional.

El concejo cangues tiene también su propio Museo del Vino. En éste podemos disfrutar de un recorrido por sus viñedos, conocer su historia y visitar su colección de objetos relacionados con la viticultura además de adentrarnos en una bodega cuyo lagar tiene aproximadamente 500 años de antigüedad. Una visita imprescindible para los amantes del vino y de su cultura.

Como ya hemos dicho previamente, Cangas del Narcea es un lugar en el que la cultura enológica se lleva en la sangre desde hace décadas. Sin ludar a dudas, un lugar ideal para ir de enoturismo. En octubre celebran la llamada fiesta de La Vendimia, declarada de Interés Turístico Regional en la cual podemos encontrar puestos de artesanía, de gastronomía, de degustación de vinos, diversas exposiciones, catas y distintos actos organizados por la Junta de Hostelería como la entrega de la “Cepa de Oro”, galardón que se otorga a personalidades varias relacionadas con la viña y el vino. 

También se realiza la ‘’pisada de la uva’’. Ésta es una de las actividades más significativas de la festividad. Consiste en cargar kilos y kilos de uva en un carro tirado por bueyes, de la forma en la que se hacía tradicionalmente, y recorrer con él las calles de la villa hasta llegar al patio del Ayuntamiento, donde  se procede a la pisada tradicional de la uva ante la atenta mirada de cientos de personas. 

En resumen, Cangas del Narcea es el lugar ideal para hacer una escapada y poder disfrutar de sus paisajes, su gastronomía, sus vinos y multitud de actividades para relajarse y disfrutar del medio natural incomparable que es Asturias. 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...