LLAMANOS 34 91 535 89 90

Cata de vino: ¿Te tomas un tinto de la D.O Navarra?.

Con el objetivo de elaborar tintos de calidad, la zona abrazó las uvas foráneas (cabernet y merlot) en los ochenta y noventa, casi siempre a costa de la garnacha, que fue la variedad histórica y más abundante de Navarra, sobrepasada hoy por la tempranillo.

Cata de Vino | 2015-07-16 12:44:44


Podemos ofrecerte algunos apuntes de lo que te puedes encontrar en la cata de vinos de Navarra. Y así, empezando por los tintos jóvenes y partiendo de la Garnacha o el Tempranillo (en menor medida de la Merlot o de la Cabernet Sauvignon), se obtienen unos vinos de bonito color púrpura y grana, llenos en nariz de notas de regaliz y deliciosas frutas del bosque, tanto negras (cassis y moras) como rojas (fresas y frambuesas). En el caso de los tintos roble, la permanencia de al menos tres meses en barrica los dota de una sápida estructura. Su boca, golosa y viva, los hacen compañeros inseparables de aperitivos de charcutería, patés, quesos del país, e incluso algún preparado de bacalao salseado.

Respecto a los tintos de crianza, el Consejo Regulador obliga a que pasen al menos dos años de maduración más uno en barrica. Las variedades más utilizadas para el vino de crianza son Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot son las protagonistas de estos vinos marcados por buena y selecta crianza, que los dota de hermosos colores cereza con suaves matices teja. La nariz mantiene el carácter frutal, matizado por finas notas de roble y vainilla. En boca son potentes y sabrosos. Serán grandes compañeros de carne a la brasa, asados, guisos de carne y quesos curados.

En cuanto a los tintos de Navarra reserva y Gran reserva, son claro está, los niños mimados de la Denominación de Origen y una cata de estos vinos es todo un placer. Se escogen las mejores añadas y los mejores pagos. Las variedades empleadas son las mismas que para los de crianza, muchas veces incrementadas con el Graciano.

Los tintos de reserva tienen un mínimo de tres años (de los cuales, uno como mínimo fue en barrica) y los gran reserva tienen un mínimo de cinco años (de los cuales, dieciocho meses como mínimo fueron en barrica). Poseen un bello color cereza-rubí, con bonitos tonos teja, limpios y brillantes. Su nariz es compleja, rica en matices especiados, buenas maderas y fondo frutal que se mantiene con el paso del tiempo. La boca, pulida pero amplia y carnosa. Pero como Navarra es una denominación dinámica, también acoge actualmente una gran selección de vinos de alta gama, lo que se ha dado en llamar “Iconos o Vinos de alta expresión”: frutosos, concentrados, expresivos y maravillosamente complejos. Todos ellos son claramente los grandes protagonistas de nuestra mesa, acompañando la caza y los guisos más sutiles y elaborados.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...