LLAMANOS 34 91 535 89 90

¡Cata un vino en uno, dos, y tres!.

Seguro que has oído hablar mucho de la cata y sus misterios. Te puede parecer complicado o algo restringido a expertos, pero los comienzos son fáciles. Te damos los tres pasos fundamentales para que aprendas a catar un vino. Fácil y breve.

Cultura del Vino | 2016-03-21 10:40:22


1. Lo que nuestros ojos nos cuentan del vino.

Fácil, a simple vista distinguirás si el vino es tinto, rosado, blanco, espumoso…La vista nos da información sobre el vino que vamos a catar. Si quieres ir un poco más allá, prueba a inclinar la copa sobre un fondo blanco, observa el color y la intensidad del vino y su aspecto (limpio, brillante). Un poco más adelante irás averiguando que el color del centro y de los bordes del vino son importantes y nos desvelan misterior como la edad del vino. Por ejemplo, cuando el vino tinto sea más anaranjado o apagado, seguro que es porque es un vino más envejecido. Haga girar la copa y verá que se forman una gotas que caen por las paredes interiores del cristal. A veces son muy notables. Estas "piernas" o "lágrimas" le darán una idea del cuerpo, textura y graduación alcohólica del vino. Es la glicerina del vino.

2. Lo que nuestra nariz nos cuenta del vino.

Sujeta la copa por el pie y literalmente introduce la nariz en ella. Inhala profundamente y trata de percibir sus aromas. Lo más seguro es que digas que el vino huele a vino. ¿Pero a qué huele realmente el vino?. Posiblemente te encuentres que el vino reproduce olores de la uva, pero que ese olor frutar te trae recuerdos de otros aromas frutales. Normalmente si es vino tinto olerá más a fresa, frutos rojos en general y si es blanco hay aromas que recuerdan a la manzana, el plátano, la piña o cosas más tropicales.

Si haces girar el vino en la copa, vas a liberar los compuestos aromáticos. Ahora repite la operación de inhalar el aroma. Ahora los aromas llegan con más intensidad. El truco está en que comiences a buscar los aromas percibidos con otros olores conocidos. Si huele a fruta, intente precisar cuáles son esas frutas ¿Son blancas o rojas? ¿Son tropicales o de bosque?.

3. Lo que nuestro gusto y tacto nos cuenta del vino.

Este es el momento en que se confirma lo que se ha captado en las otras dos fases de la cata de vino. Toma un sorbo de vino lo suficientemente grande como para impregnar toda la lengua. Aspira una pequeña cantidad de aire y haga girar el vino dentro de la boca. Intente descubrir los sabores y texturas del vino, así como la sensación que deja. ¿Te deja la lengua como rasposa?. Posiblemente es un vino rico en taninos, esa sensación se llama astringencia y es importante en un vino.

A continuación evaluaremos los sabores básicos que generalmente es una sensación fresca y suave en la que predominan los gustos dulces para luego aumentar las sensaciones saladas, ácidas y amargas.

Estos son los pasos básicos, ahora solo tienes que entrenarte y verás como poco a poco vas a saber diferenciar más cosas en el vino, descubrir que variedad de uva te gusta más…¡Sin darte te puedes convertir en un buen catador y lo más importante, disfrutar del vino!.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...