LLAMANOS 34 91 535 89 90

Catas de vino: Los vinos de Syrah

La Syrah o Shiraz es la tercera variedad tinta de un triunvirato de fama en el que comparte honores en todo el mundo con la Cabernet Sauvignon y la Pinot Noir. Aunque más escasos en número, sus mejores vinos se sitúan a la misma altura que los grandes borgoñas y burdeos (en el pasado se utilizó incluso para mejorar estos últimos).

Cultura del Vino | 2014-07-22 19:30:26


En el mundo existen dos lugares clave para esta cepa: el sello de la tradición en la zona norte del valle del Ródano y la versión del Nuevo Mundo en tierras australianas.
Se trata de la variedad de vitis vinífera más antigua de la que se tiene registro. El origen de esta cepa está rodeado de controversias y dudas. Una de las tesis es que proviene de la ciudad persa de Shiraz, actual Irán, desde donde bien los fenicios o siglos después los cruzados la habrían llevado a la Galia. Según otros, su origen estaría en la ciudad siciliana de Siracusa. Tiene una importante implantación en el centro y sur de Francia, lo que ha dado lugar a que se considere que puede ser originaria del Ródano, región donde se elaboran vinos monovarietales con esta uva, en particular los de Hermitage.

La teoría científica y estudiada por medio del ADN en la universidad de California es que esta uva surgió por un cruce natural de dos variedades marginales francesas, la “mondeuse blanche” y “dureza”. A partir de ahí se cultivo con éxito en el Valle del Ródano, de donde sería exportada en primer lugar a Estados Unidos y Australia, país que más fama aportó a la variedad, y posteriormente a zonas de Chile , Argentina y Sudáfrica.

La cepa puede denominarse Syrah (europea-americana) o Shiraz (australiana), aunque también puede encontrarse con los nombres de petite syrah, schiraz, serine, seräne, sirac, sirah y syra.

En España las primeras bodegas en cultivar y elaborar con syrah fueron Enrique Mendoza de Alicante y Carlos Falcó (Marques de Griñón) en Malpica de Tajo en Montes de Toledo. Actualmente puede encontrarse en prácticamente todas la denominaciones de origen españolas.

Características de la cepa y de la uva
Se trata de una cepa que asienta bien en suelos graníticos, guijarrosos e incluso arcillo-calcáreos. Se dice que "la Cabernet es al vinificador lo que la Syrah al viticultor", pues esta última resulta fácil de cultivar y poco vulnerable a las enfermedades, pero es más difícil elaborar con ella vinos de calidad: habrá que controlar los rendimientos, preservar la concentración de aromas en la vinificación, realizar una fermentación larga, vigilar atentamente la temperatura e, idealmente, criarla en barricas de roble. Su rendimiento es de 2-2,5 kg de uva por cepa.

Sus hojas son de tamaño mediano, forma pentagonal, senos laterales muy marcados, haz verde oscuro y envés algodonoso. Su racimo es de tamaño mediano, forma cilíndrica y compacto. Las bayas son de tamaño pequeño, forma ovoide y color azulado-negro, con una piel medianamente espesa.

Los vinos de Syrah
Los vinos elaborados con esta variedad son tintos opulentos, vigorosos, potentes, de textura sedosa, con cuerpo, gran cantidad de taninos y materias colorantes, un característico aroma a violeta y cassis, y ligeros toques ahumados, así como una gran capacidad de envejecimiento.

El vino syrah es un vino amable y sabroso, de aroma profundo a frutas silvestres y a violetas. El color es intenso, refinado, sólido y austero, especiado y de acidez destacable.
En su cata, los vinos jóvenes tienen aromas muy agradables a violeta, cassis y fruta negra (mermelada de ciruelas, grosella negra, zarzamora), mientras que los vinos que son sometidos a una crianza en roble desarrollan otros aromas como ligeros toques ahumados, coco, aceituna negra, trufa, brea, especias.

Su carácter natural es sólido y por eso adquieren más personalidad a medida que envejecen pero también hay vinos muy ligeros y frescos que abren horizontes inesperados. Estos presentan un color muy intenso del estilo rojo grosella o frambuesa o violeta intenso.

Marida a la perfección con quesos maduros y cecinas fuertes, también es excelente acompañante para pastas con salsas rojas y carnes condimentadas, cordero y cerdo especiado a la manera hindú.
Los syrah de América acompañan bien el pollo asado, los syrah europeos, más oscuros y de cuerpo más intenso, son ideales para animales de caza como el venado, jabalí y aves.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...