LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Cómo es la madera que se utiliza para las barricas de vino?

No todas las maderas son iguales. De los distintos tipos de maderas utilizados por los antiguos toneleros, solo la de roble ha continuado usándose para la fabricación de vasijas para la vinificación y añejamiento de vinos blancos y tintos.

Cultura del Vino | 2014-11-24 09:56:15


Fotografía de: Jean-Pol GRANDMONT

La madera de roble es preferida por su adecuada porosidad, que permite un controlado intercambio gaseoso del vino con el exterior y es impermeable a los líqu idos; por su maleabilidad que la hace fácil de trabajar, por su resistencia al transporte y por su notable aporte de aroma y taninos a los vinos (Masson 1996).

Existen 250 especies de robles, pero solo dos reúnen las características necesarias para uso enológico. Una crecen en los bosque de Europa (Francia principalmente) y constituyen lo que se conoce como roble francés. Otra crece en los bosques de América: el roble americano, también conocido como roble blanco. En general los bosques deben ser suficientemente densos como para tener árboles con ramas pequeñas donde se privilegie el crecimiento vertical del tronco.

El roble francés existe en toda Francia y en muchos lugares de Europa pero varía su composición y porosidad en función de los lugares

La mayoría de los barriles franceses provienen de los bosques del centro del territorio francés porque tienen mayor potencial aromático y menor tenor en polifenoles, pero aún dentro de estos bosques la variación en estas características es notoria. También varían mucho en su porosidad. Así por ejemplo en la región de Limousin, una zona relativamente más cálida, los árboles crecen más rápido y la madera es menos densa y más porosa permitiendo una mayor entrada de aire a través de sus poros por lo que se usa casi exclusivamente para la crianza del Cognac que es un proceso más oxidativo.

Los veranos más fríos de los bosques del centro de Francia, producen en cambio un crecimiento de los robles más lento resultando una madera más densa con menor porosidad, que se adecua muy bien para la crianza de vinos finos. Se habla de madera de grano fino cuando el diámetro de los poros va de 1 a 2 mm, grano medio cuando va de 2 a 5 mm y grano abierto de 5 a 25 mm. Entre los diferentes especies de roble francés, la más utilizada para vinos es el llamado Roble Sésil (Quercus petrae o sessilis) y en segundo lugar el Roble pedunculado (Quercus robur opedunculata) aunque de menor interés para el vino por su madera muy porosa, con muchos polifenoles y pocos aromas y por ende más utilizada para aguardientes. Se encuentran mezcladas en los bosques pero el buen ojo de los toneleros los diferencia.

En cuanto al roble americano (Quercus alba) crece en Ámérica del norte . Serían un conjunto de especies que se llaman genéricamente “roble blanco americano”. Se caracteriza porque un fenómeno fisiológico: “la tilosis” tapa los poros de la madera una vez que han sido utilizados. Este fenómeno es poco importante en el roble francés. Ello hace que la madera sea poco porosa y al construir el barril no sea necesario escindir la madera siguiendo la veta para lograr hermeticidad y por ende se corta por simple aserrado. Se desperdicia madera y por ello el precio es sensiblemente menor. Es de madera más dura, más denso, mas difícil de trabajar y más pesado, pero en contrapartida es más durable.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...