LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Cómo ha influido las practicas vitivinícolas históricas en los vinos de Zamora?

Teniendo en cuenta las condiciones naturales de la D.O.P. «Tierra del vino de Zamora», los diferentes productores de la zona delimitada han venido definiendo históricamente sus actividades vitivinícolas.

Cultura del Vino | 2017-02-23 11:22:26


Se cultivan variedades de uva tinta perfectamente adaptadas a lo largo del tiempo a los factores naturales de la zona delimitada, entre las que se debe destacar el Tempranillo, que aporta un marcado factor de calidad al producto final por lo que es utilizada como variedad principal, y la Garnacha Tinta y el Cabernet- Sauvignon que habitualmente se utilizan para complementar las elaboraciones de Tempranillo, pero nunca como variedades principales.

Se cultivan variedades de uva blanca perfectamente adaptadas a lo largo del tiempo a los factores naturales de la zona delimitada, entre las que se destacan como principales la Malvasía, que ocupa en Zamora uno de los últimos reductos en la Península Ibérica, el Moscatel de Grano Menudo, que ha encabezado la práctica tradicional de la elaboración de vinos semidulces y de licor en la zona delimitada, y el Verdejo y el Godello, que son variedades tremendamente implantadas en la zona Sureste de la D.O.P. «TIERRA DEL VINO DE ZAMORA». El Albillo y el Palomino son variedades blancas perfectamente adaptadas a lo largo del tiempo a los factores naturales de la zona delimitada que habitualmente se utilizan para complementar las elaboraciones de vinos blancos, pero nunca como variedades principales.

El viñedo de la D.O.P. «TIERRA DEL VINO DE ZAMORA» tiene una edad media de 61 años, existiendo muchas parcelas con edades superiores a los 100 años puesto que la filoxera apenas tuvo efectos en la zona delimitada. El 76,40% del viñedo de la zona delimitada está plantado en vaso, con una edad media de  65 años, y el 23,60% en espaldera, con una edad media de 11 años. La densidad de plantación más habitual en las parcelas en vaso varía entre las 1.111 cepas por hectárea de los marcos de 3,00 metros x 3,00 metros a las 1.008 de los marcos de 3,15 metros x 3,15 metros. En viñedos antiquísimos se pueden encontrar marcos de 2,00 metros x 2,00 metros, con un total de 2.500 cepas por hectárea, e incluso marcos más reducidos con mayor número de cepas por hectárea. Las plantaciones en vaso se trabajan normalmente a dos calles, aunque en viñedos antiguos es frecuente encontrar vasos a tres calles (tresbolillo). En el caso de las espalderas, de más reciente plantación, los marcos más habituales varían entre el de 3,00 metros x 1,50 metros y el de 3,00 metros x 1,00 metros, con densidades comprendidas entre las 2.222 y las 3.333 cepas por hectárea.

Las prácticas culturales de los viticultores de la zona delimitada se fundamentan en la aplicación de frecuentes labores mecánicas, la utilización óptima de los recursos naturales, unas prácticas de poda adecuadas que limitan el número de yemas productivas de la planta y dirigen equilibradamente su distribución y, cuando las condiciones de producción lo aconsejan, se realizan aclareos de racimos. Dichas prácticas están encaminadas a una Viticultura sostenible y equilibrada con producciones de gran calidad y contenidas en cantidad

Las prácticas enológicas habituales en la D.O.P. «TIERRA DEL VINO DE ZAMORA» tienden a preservar tanto la calidad de las uvas vendimiadas como la calidad del vino elaborado.

Fuente: Pliego vinos Tierra de Zamora.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...