LLAMANOS 34 91 535 89 90

Cómo hacer una cava para sus vinos.

Guardar algunos de sus vinos favoritos para beberlos en una ocasión especial o el simple hecho de mantenerlos en las condiciones adecuadas de almacenaje para disfrutarlos más tarde, no requiere de una gran infraestructura.

Consejos sobre el Vino | 2015-09-16 09:54:38


El primer paso es encontrar un espacio en la casa o el departamento que permita ciertas condiciones y que asegure la correcta guarda de los vinos. El ideal es construir una habitación en el subsuelo, con paredes de piedra o adobe -materiales que garantizan la mayoría de las condiciones de guarda- que se comporte como anexo de la vivienda y que puede encargar a un arquitecto o especialista en este tipo de habitaciones, según las dimensiones que más le convengan. Si es que no puede hacerlo bajo tierra busque un lugar susceptible de ser aislado o una habitación dedicada exclusivamente a la guarda de vinos en buenas condiciones de espacio, temperatura y luz.

Uno de los fundamentos de la cava es ser un lugar fresco y más bien oscuro que dé pie al añejamiento de los vinos, por eso aproveche si es que tiene paredes gruesas –mejor si están construidas en materiales como piedra o ladrillo- que mantienen estables la temperatura y la humedad. Para casas y edificios que no tengan este tipo de paredes una buena solución es revestirlas con ladrillo, piedra o revestimientos especiales que se venden en el mercado y que no son buenos conductores del calor. En el piso puede aplicar grava pequeña o algún material que proteja estas condiciones.

En caso de que posea ventanas por donde se cuela la luz del sol se recomienda el uso de cortinas gruesas y oscuras e incluso, algunos recomiendan sellarlas con madera. La luz indirecta está permitida en el interior si se ocupa lo justo y necesario, para que no dañe la calidad de los caldos.

Una vez dispuestos estas condiciones básicas el siguiente paso es definir el almacenamiento. Las botellas deben disponerse horizontalmente -con el fin de mantener húmedo el corcho, evitar que se reseque y contribuya al desarrollo de defectos en los vinos- en repisas, estantes, casilleros o anaqueles especialmente fabricados con este fin. El diseño más apropiado será aquel que se ajuste al espacio de la habitación, evite el movimiento y vibración de las botellas, con muescas que permitan una leve inclinación de las botellas hacia abajo que, junto con permitir que el líquido toque el corcho, deje entrar aire al fondo de las botellas. Para un coleccionista de vinos la cava no sólo es un mueble funcional sino que también es una obra de arte que permite exhibir sus “joyas”.

La madera está entre los materiales preferidos por la calidez que otorga a través de la diversidad de colores, pero también se utilizan materiales pétreos y elementos de fierro que le dan un toque rústico a la instalación. Aunque la elección de las maderas debe ir de acuerdo a su presupuesto, frecuentemente se utiliza roble, raulí o cedro. Hay ciertos accesorios que son útiles para mantener el lugar en perfectas condiciones, para llevar una registro de las botellas y disfrutar en cualquier momento de sus vinos. Junto a los medidores de temperatura y humedad, se recomienda contar con descorchador y corta cápsulas, un decantador y copas de cristal con pie y forma de tulipán, que concentran mejor las características de los caldos. Puede darse tiempo también para fabricar un cuaderno de anotaciones donde registre fechas y comentarios del consumo de sus botellas además de identificar con tarjetas las botellas que va ingresando. Los aspectos decorativos de la cava personal los va determinando el dueño de acuerdo a sus preferencias de estilo y será también quien disfrutará e irá armando una historia propia con todo lo que suceda en esta habitación.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...