LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Cómo influye en entorno geográfico en la D.O de Empordà?.

Los vinos de las Denominaciones de Origen están vinculados al terroir, al clima y suelo que hace de los vinos de las regiones algo especial. Las condiciones de Empordà influyen en la calidad y el cuidado con el que se elaboran los vinos.

Denominaciones | 2016-09-05 18:08:00


La zona geográfica donde está situada la Denominación de Origen Protegida Empordà es de clima mediterráneo, la pluviometría se sitúa en torno a los 600 mm anuales, tiene una temperatura media anual comprendida entre los 14ºC y los 16ºC, y disfruta de unas particularidades que dan a los vinos un marcado carácter propio.

El efecto termorregulador del mar Mediterráneo hace que en la zona de producción que se encuentra más cerca del litoral se eviten las bajadas de temperatura excesivas en invierno, y en verano, gracias al régimen de brisas, aporte humedad a la viña, idónea para su desarrollo. Por otra parte, se evita una subida pronunciada de las temperaturas.

En la zona de producción que se encuentra situada más en el interior, este efecto no es tan perceptible y el contraste térmico entre el día y la noche favorece la acumulación y el contenido de polifenoles y compuestos volátiles en la uva.

Las viñas reciben la fuerte influencia del régimen de vientos que afectan en el Empordà, sobre todo a la Tramontana, de componente norte. Este viento, seco, neutraliza los excesos de humedad, que se pueden dar de manera puntual en las estaciones más lluviosas, evitando que se desarrollen problemas fitosanitarios. De esta manera las viñas y uvas se pueden desarrollar y complementan la maduración sin problemas, con un estado sanitario excelente hasta su recolección.

Una característica de la DOP Empordà es que, en un área tan pequeña de terreno como es el ámbito geográfico delimitado, se concentra una gran tipología de suelos, hecho que sucede en muy pocos lugares. Esta heterogeneidad da una anchísima gama de matices en los vinos que producen, bien diferenciados de acuerdo con el terreno de donde provienen, confiriendo un gran abanico de expresiones y personalidad, donde en todas las categorías de producto se pueden encontrar vinos con gran intensidad aromática, afrutados y/o florales, sobre todo en los jóvenes, una acidez equilibrada y excelente carga polifenólica, que se hace presente también en los vinos de larga crianza.

La mayor parte de viña se encuentra sobre suelos pobres y ligeros, los cuales permiten un buen drenaje y son de naturaleza ácida o neutra. Hay que diferenciar los que se encuentran en terrenos montañosos y los que están situados en la plana.

Por ejemplo, los vinos que proceden de los terrenos montañosos tienen un contenido de vino más alto, están más estructurados y polifenólicos. Esto hace que los vinos de estos terrenos en pendiente se dediquen más a ser vinos de guarda o de crianza, y resultan más minerales y especiados. La mayoría son tintos, pero en muchas ocasiones pueden ser blancos de graduación media y golosos, incluso vinos de uvas sobremaduradas.

Sin embargo los vinos del terreno de la plana son vinos diferentes. Los vinos tranquilos, los vinos base para hacer espumosos de calidad o los vinos de aguja, elaborados en estos terrenos de la plana, resultan más ligeros. Se elaboran excelentes blancos, rosados y tintos jóvenes, con una buena relación acidez y equilibrio, son afrutados y frescos.

Los productores de la zona, conocedores de las características de cada tipo de terreno, han aprendido a complementar sus vinos procedentes de uva de parcelas situadas en los diferentes tipos de suelos. Estos vinos han hecho enriquecer la gastronomía de la zona, ya que casan perfectamente con la cocina mediterránea.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...