LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Cómo se realiza el tostado de las barricas de vino?.

El tostado o quemado de las duelas de la barrica, para conseguir su curvado, es una operación relevante.

Cultura del Vino | 2015-10-27 10:13:27


El domado de las duelas conlleva un tostado, ineludible para poder obtener la elasticidad necesaria que permita su curvado. La aportación de calor a la nueva barrica, supone no sólo una  transformación de los componentes vegetales, sino también un cambio en la textura del roble, originándose pliegues y oquedades; son alteraciones que influirán, tanto cuantitativa como cualitativamente, en el aporte químico-sensorial de la madera al vino.

Una barrica bordelesa está compuesta por unas 33-36 duelas, de 27-28 mm. de espesor. Estas duelas no están unidas por clavos o remaches, ni tienen juntas entre ellas; lo único que hace que la barrica sea estanca es la gran presión obtenida en el doblado por calor.

El proceso es el siguiente: primero se preforma la barrica, sujetando las duelas con un aro o fleje. Esta especie de tienda de indio se pone encima de un brasero, cuyo fuego proviene de los recortes sobrantes. Así comienza un calentamiento de la cara interna, que vuelve más flexible la duela. Mediante una sirga tensada por un torno, y colocada de forma cruzada en la parte inferior de la barrica, comienza a doblarse poco a poco la duela, que no pararemos de humedecer con el fin de que no se resquebraje. De esta manera, la barrica va adquiriendo su tradicional forma panzuda.

Ahora bien, el calor, además de permitirnos domar la madera, va a modificar las cualidades organolépticas de la barrica, que, en la crianza, aportará al vino los aromas que en la cata se denominan como pertenecientes a la “familia empireumática” y que son el clavo, la vainilla, la almendra tostada, el coco, el humo...

El grado de tostado (bajo, medio o alto) condiciona lógicamente el contenido en estos compuestos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...