LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Cómo son los vinos de la nueva indicación geográfica de Galicia Ribeiras do Morrazo?.

El registro de esta indicación geográfica protegida se basa tanto en las características específicas del producto, claramente vinculadas al medio natural de producción.

Producción de Vino | 2016-12-07 12:42:22


Diferentes asociaciones sectoriales, así como viticultores y bodegueros de la comarca de O Morrazo y ayuntamientos próximos, se constituyeron en agrupación de productores a efectos de la tramitación de una indicación geográfica para estos vinos.

La zona delimitada presenta un clima oceánico-húmedo, con 2.100 horas de sol al año, temperaturas suaves y amplitud térmica reducida en el período vegetativo (entre 7,3 ºC y 25,7 ºC), con temperaturas elevadas en el período invernal, práctica ausencia de heladas y con unas precipitaciones que se sitúan entre los 1.300 y 1.800 mm. Está protegida por varias formaciones montañosas que producen una debilitación estival de las precipitaciones que, al combinarse con temperaturas relativamente altas en la misma época, inducen valores elevados de evapotranspiración y, consecuentemente, una acusada influencia mediterránea en este período, con temperaturas medias entorno a los 18 ºC, lo que claramente beneficia el cultivo del viñedo.

Se trata de una zona costera en la que el cultivo del viñedo se hace en terrenos de ladera con suaves pendientes y orientaciones protegidas, situados casi siempre por debajo de los 150 m s.n.m. La mayoría de los suelos son moderadamente ácidos, permeables, con baja capacidad de retención de agua y con escaso contenido en materia orgánica en su estrato más superficial. Son, en su mayoría, suelos antiguos, con profundidad suficiente y bien calentados por la insolación, lo que los hace adecuados para el cultivo. El sustrato litológico está constituido en su mayor parte por afloramientos graníticos del período herciniano y rocas sedimentarias escasamente metamorfizadas. La proporción de elementos gruesos es moderada, lo que produce alta permeabilidad y facilidad de laboreo, presentando una textura ligera, siendo la más habitual franca o franco-arenosa, con buen drenaje e idónea aireación. Estos suelos son, además, sueltos y moderadamente ácidos, especialmente en laderas de escasa pendiente, resultando favorables para la consecución de excelentes calidades.

Los vinos son frescos, con una graduación alcohólica equilibrada. Los blancos presentan tonos amarillos dorados brillantes, con destacados aromas florales y de frutas, boca ligera y fresca, de buen potencial aromático y con toques cítricos al final. Los vinos tintos presentan una capa media con tonos rojos de picota y ribetes violáceos, de estructura media y paso suave con aromas de frutas rojas y silvestres con un toque final ligeramente tánico.

Los vinos son fiel reflejo de los efectos de las condiciones termopluviométricas y agronómicas, a lo que debe sumarse el efecto del factor humano que se concreta en el adecuado ajuste de las variedades utilizadas, todas ellas variedades autóctonas adaptadas a este medio, la implantación de viñas en zonas de buena exposición con suelos calientes y permeables, o en condiciones singulares como los suelos de playas y dunas o los de laderas de roca granítica, característicos de esta área geográfica. Los sistemas de conducción y poda tradicionales tendieron a viñedos de formas bajas con altas densidades para así exponerse mejor a las influencias marítimas. Todas estas condiciones tienden a conferir a los vinos producidos en esta comarca equilibrio y armonía, excelentes expresiones aromáticas y buenas características de conservación.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...