LLAMANOS 34 91 535 89 90

Con un sorbito de Champage.

Champagne es la región vinícola más septentrional de Francia, las temperaturas frescas y la lenta maduración del fruto garantizan altos niveles de acidez, vital en el largo y lento proceso de maduración del champagne.

Cultura del Vino | 2016-04-22 10:49:23


Esta complejidad, sin embargo, no es sólo el resultado de un clima particular; es una mágica combinación del clima, el suelo calcáreo y tres siglos de empeño humano para conseguir que emerja este vino único.

Al principio, Champagne era un área de producción de vinos tintos; los vinos se producían en otoño y se dejaban reposar todo el invierno, ya que el frío interrumpía la fermentación. Cuando llegaba la primavera y los vinos se calentaban, empezaban a fermentarse otra vez en la botella.

Estos vinos jóvenes y efervescentes estaban de moda en la Inglaterra de mediados del siglo XVII. Un siglo después, los productores de La Champagne, dirigidos por el monje benedictino Dom Pérignon (que era el responsable de las bodegas en Hautvillier Abbey), encontraron una solución para refinar y controlar esta segunda fermentación.

Hoy, el champagne se compone de dos o tres variedades de uva (Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay), y a veces también de mezclas de varios viñedos (crus). A diferencia de otros vinos, es una gran mezcla de uvas de más de una cosecha.

A veces se produce vino de una sola cosecha, pero sólo de aquellos años donde las condiciones son particularmente buenas. Entonces nos hallamos ante un champagne millésimé. Son champagnes que se dejan envejecer tres años (a menudo hasta seis), tienen más volumen y cuerpo (por lo cual normalmente se destinan a acompañar comidas) y pueden seguir madurando bien algunos años en la botella.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...