LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces el tradicional vino nuevo o mosto de Aljarafe?.

Cuando en Sevilla se acerca el mes de noviembre, una de las noticias de mayor impacto, si se quiere desde un punto de vista localista, es que, ya hay Mosto en el Aljarafe.

Cultura del Vino | 2015-09-22 10:18:47


Como una reliquia de los tiempos, de la riqueza vitivinícola que en épocas pasadas, tuvo el Aljarafe sevillano, en contados rincones, de frescas bodegas, aún podemos degustar el vino nuevo, el mosto.

Llegando el mes de noviembre en Sevilla, es decir Mosto del Aljarafe. Es como una tradición de carácter social, ir por estas fechas por la comarca del Aljarafe a degustar el vino mosto, en multitud de bodegas que hay por todos los pueblos de la zona.

El Aljarafe sevillano es una franja de tierra que circunda la parte oeste de la capital sevillana, formada por una treintena de pueblos con una extensión aproximada de 500 kilómetros cuadrados.

Situada entre el río Guadiamar al norte y el Guadalquivir al sur, de clima mediterráneo con veranos calurosos e inviernos suaves. Su propio nombre, que deriva de una voz árabe que significaba otero o elevación, nos indica que es un promontorio con una altitud media de 120 metros sobre el nivel del mar.

Sus tierras son muy propicias para el cultivo de la vid, actividad agrícola que hasta hace pocos años tenía una gran importancia en la comarca. En la actualidad sus viñedos han quedado relegados principalmente al triángulo formado por Espartinas, Umbrete y Villanueva del Ariscal.

Umbrete es “La Ciudad del Mosto”. Así recibe esta localidad sevillana al visitante, y no se queda corto el cartel de bienvenida. Se trata de un municipio con ‘poderío’ en la industria del vino y uno de los más emblemáticos en nuestro recorrido por la Ruta del Mosto.

El mosto del Aljarafe, por todos conocido, en realidad vino nuevo, se empieza a degustar a partir de noviembre de cada año, tras haber fermentado y encubado durante unas seis semanas. Su graduación es de unos 11,5º. La palomino, la zalema, la airén, la pedro ximénez y la garrido son algunas de las uvas más utilizadas en su elaboración. Para reconocer un buen mosto, habrá que observar su color pálido como el agua. Si es de uva zalema, tendrá un brillo aterciopelado. Si es de uva garria tendrá un brillo completamente cristalino. En todos los casos emanará un discreto olor a manzanas.

Vinos naturales, sin aditivos químicos y de gran calidad, producto de unas viñas que invaden el paisaje aljarafeño. Las variedades más características de la zona son la Zalema, La Garrido fino, la Palomina y la Pedro Ximénez, también se cultiva la Garnacha. Con ellas se elaboran fundamentalmente vinos finos y generosos, y algunos vinos blancos jóvenes y afrutados, pero sobre todo El Aljarafe se conoce vinícolamente hablando por la producción de su conocido Mosto, un vino blanco, turbio, de baja graduación entre 10 y 12 grados, muy suave y ligero y en algunas ocasiones presenta de forma natural anhídrido carbónico, entonces se le llama "Mosto Achampanado".

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...