LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces el vino de los Campos de Cartagena?.

Aparte de los vinos correspondientes a las Denominaciones de Origen, en la Región de Murcia también son reconocidos los vinos denominados "Vinos de la Tierra", como es el caso de los vinos del Campo de Cartagena.

Enoturismo | 2016-03-31 16:12:00


En la Región de Murcia la superficie destinada a la producción vinícola ocupa un total de 47.130 Has, la mayor parte de las cuales corresponden a las denominaciones de origen de Yecla, Jumilla y Bullas, aunque también cuentan con viñedos Abanilla y el Campo de Cartagena.

Dentro de las indicaciones geográficas protegidas, el vino de la Tierra conocido como "Campo de Cartagena" es el que se produce en los municipios de Cartagena, Torre Pacheco, La Unión y Fuente Álamo, en una superficie que ronda las 90 hectáreas de viñedos.

El clima mediterráneo árido es el típico de esta comarca bañada por el sol, con pocas e irregulares lluvias, y temperaturas muy altas en verano que se suavizan en el resto del año. El campo de Cartagena se utiliza casi exclusivamente para la agricultura, destacando las hortalizas, los cítricos o el algodón. Los suelos de la comarca son “Calcixerolls” formados sobre los materiales limosos carbonatados, normalmente se trata de suelos profundos, si bien en ocasiones, para su aprovechamiento sea preciso romper mecánicamente la costra caliza propia de suelos calizos en climas áridos.

La producción de los vinos de esta zona se ha visto reducida a la actividad de varias bodegas particulares, aunque algunas marcas han logrado vinos muy elaborados que tratan de reforzar. Hay tintos, rosados, blancos y dulces naturales de muy buena calidad.

Existen pruebas fidedignas de que el vino de Cartagena era enviado a Roma quizás en concepto de tributo, alcanzando su máximo esplendor en el siglo II D.C, cuando el puerto de Cartagena servía como base logística para la exportación de “ánforas” de vino de la comarca. Prueba fehaciente de ello son los restos arqueológicos hallados en la llamada Colina “Monte Testacio”, colina artificial hecha de pequeños restos de ánforas que eran arrojados a la salida y entrada del puerto a la diosa “Fortuna” en señal de gratitud.

A partir de  la década  de los noventa  del siglo pasado  comienza una mejora sustancial  en el cultivo de la vid, integrando nuevas variedades  con  muy  buena adaptación climática como el Moscatel de grano menudo y la Malvasía en variedades blancas. Cabernet Sauvignon y Syrah en tintas, todo esto ayudado con las mejoras de la  tecnología  de vinificación y sobre todo a la técnica de parada fermentativa con microfiltración que permite elaborar vinos semi-secos, semi-dulces y dulces muy peculiares.

Es en esta comarca, dónde debido a dichas condiciones agroclimáticas, se realizan las primeras vendimias de la España peninsular y se elaboran los primeros blancos jóvenes del año.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...