LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces la historia de la región vitivinícola de Riberas del Morrazo en Galicia?.

La evolución del cultivo de la vid en el Morrazo tuvo una expansión creciente desde la Edad Media, llegando posiblemente a un máximo histórico entorno al 1660.

Cultura del Vino | 2016-09-27 09:39:22


El prestigioso geógrafo francés Huetz de Lemps en su obra Vignobles et vins du Nord-Ouest de l´Espagne(1967) señala las primeras referencias documentales de la vid que datan del siglo XIII, y en el siglo XV aparecen las primeras reglamentaciones sobre restricciones a la elaboración y comercialización del vino.

Puede mencionarse la participación decisiva de las órdenes religiosas como el Priorato de Marín, que era dependiente del monasterio benedictino de Oseira, así como el monasterio de Melón y otros; también es destacable el papel de las villas como Redondela y las normativas que editan para proteger los vinos locales en el siglo XVI; y el papel de los puertos con vocación comercial como el de Cangas, gremios como los Mareantes de Pontevedra, junto con otros estamentos propios de aquellas épocas. Con el tiempo fueron consolidadas diversas normativas de carácter local con el fin de proteger los mercados de los vinos elaborados en el territorio, que dieron lugar a los antecedentes de las pequeñas tabernas y “furanchos”, conformando la identidad típica de las zonas vinícolas del Morrazo y los fondos de las rías de Pontevedra y Vigo y que es aún reconocible a día de hoy.

La evolución del cultivo de la vid en el Morrazo tuvo una expansión creciente desde la Edad Media, llegando posiblemente a un máximo histórico entorno al 1660. Luego, la mayor presión demográfica y la situación económica harían que las vides fueran dando paso a los cereales, sobre todo el maíz. Parece que en esta evolución también influían las oscilaciones de los precios. Parece que en la segunda parte del siglo XVIII hay una recuperación hasta conseguir el 10% de la superficie productiva agraria para posteriormente disminuir algo. No todo el mundo tenía vides, en algunos sitios no pasaba del 20%, en otros como O Hío alcanzaban el 50%. La apertura de tabernas en la zona estaba sujeta a subasta y sometida a impuestos especiales, también era obligado vender antes el vino local que el de fuera. Se sabe que había una cierta valoración mayor de los vinos de zonas expuestas al sur, hacia la Ría de Vigo frente a los que lo estaban hacia la Ría de Pontevedra.

Seguían teniendo mucha fama los vinos de O Hío (blancos) y Cela (tintos); Vilaboa se beneficiaba de ser una zona muy abrigada de los vientos del oeste y orientada al sur por lo que sus vinos alcanzaban buena graduación. En una evaluación hecha en los años 70 por Xosé Posada en su libro sobre los vinos gallegos(Os viños de Galicia, Ed. Galaxia, 1978), predecía un futuro favorable para los vinos de esta zona.Siendo semejante el contexto social de la vitivinicultura atlántica de este territorio, es innegable la diversidad de vinos elaborados, diversidad que se apoya en el amplio abanico de variedades autóctonas, y en la fama de ciertas zonas como O Hío, Cela, Ardán, Redondela, Combarro, Moaña, Salceda, etc; y también en las diferentes localizaciones debidas a las orientaciones de las laderas y los suelos. Todo esto hace que se caractericen vinos diferentes que se reconocen en la atlanticidad de los paisajes de las rías y con igual importancia para los vinos blancos y tintos.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...