LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces “la otra” Rioja vitivinícola en Argentina?

La vitivinicultura de La Rioja en Argentina, se desarrolla en pequeños valles irrigados al oeste de la provincia, entre las Sierras de Velasco y la Sierra de Famatina. El departamento de Chilecito tiene la mayor superficie con viñedos (más del 70%).

Blog del Vino Argentina | 2014-12-05 12:02:25


Con una superficie que casi alcanza los 90.000 Kilómetros cuadrados, La Rioja con sus montañas y sierras brilla con luz propia. Su orografía permite encontrarse en su recorrido con una exclusiva conjunción de montañas y llanuras, en donde  por lo alto se distinguen los cerros Bonete y El Potro y por la planicie sus verdes cuidados por la mano del hombre.

Si bien sus paisajes impresionan al turista, esta provincia tiene parte de la historia Argentina arraigada en sus raíces.

A 935 metros sobre el nivel del mar, con escasas lluvias y suelos aluvionales profundos, los distritos que componen esta región cuentan con varios miles de hectáreas de viñedos. Los suelos, de tipo aluvional, presentan textura más gruesa en la meseta y más fina en valles y planicies. Son profundos, sueltos, bastante permeables, de buena fertilidad, francos a franco-arenosos o franco-limosos y raramente salitrosos. A causa de la variada topografía, existen diferencias térmicas notables entre los valles del oeste y la planicie, con registros en general elevados en verano.

El Torrontés adquiere aquí una interesante faceta, diferente del torrontés de Salta, con aromas y sabores más directos y rústicos. La Bonarda es la variedad tinta más cultivada, con la que se obtienen vinos de color intenso y sabor simple, para consumo rápido.

El encepado está constituido principalmente por variedades blancas y rosadas, entre las que podemos mencionar al Torrontés riojano, que es el cepaje característico de la región. El resto lo constituyen otras variedades perfumadas como Moscatel de Alejandría y Torrontés Sanjuanino. Las variedades tintas son menos cultivadas. Entre éstas predominan Bonarda y Barbera. Para consumo en fresco y pasas producen las variedades Sultanina blanca; Arizul y Cardinal.

El Departamento Chilecito tiene la mayor superficie con viñedos de la provincia. Le sigue el Departamento Coronel Felipe Varela y en mucha menor importancia podemos citar a Famatina, Castro Barros, General Sarmiento y San Blas de los Sauces. Cabe destacar sin duda los valles de Famatina. Flanqueada por el Macizo de Velasco al este y el Nevado de Famatina al oeste, estos valles son el lugar por excelencia para cultivar viñedos en esta provincia. Más de 1.100 metros sobre el nivel del mar son el promedio de altitud de la zona, lo que provee de uvas con alto niveles de azúcares y pobreza de acidez

El sistema de conducción predominante es el parral, siguiéndole en mucha menor importancia, el "majuelo riojano", el espaldero alto y algunos viñedos en sistema de cabeza. Dadas las características del clima, seco y luminoso, y las variedades cultivadas, se producen vinos regionales, predominantemente blancos, de color amarillo dorado, alcohólicos, poco ácidos, ligeramente dulces y muy aromáticos.

La Ruta de vino de Córdoba, Argentina

En Argentina podemos contabilizar 197 variedades de uva para vino.

El viaje de la variedad Malbec, insignia argentina

Las cinco zonas vitivinícolas de Argentina, y sus grandes vinos.

Enoturismo en Latinoamérica: Ruta del vino en Mendoza

Ruta del vino austral de la Patagonia

La Ruta del vino por Río negro en Argentina, el vino más austral.

La viticultura Argentina, adaptación y diversidad

En Chile, Perú y Argentina el aguardiente de vino marcó los nombres de las ciudades

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...