LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces las condiciones de Clima, suelo y terroir para el vino de Ribeiro?.

Las condiciones de suelo y clima confieren a los vinos de esta parte de Galicia el toque necesario para que el Ribeiro sea el excelente vino que hoy conocemos.

Producción de Vino | 2016-10-06 10:43:26


Los vinos del Ribeiro nacen del viñedo, del terruño y de la mezcla de variedades únicas, autóctonas, que se han adaptado a lo largo de los siglos a las características de la Denominación de Origen para dar lo mejor de sí mismas. Los vinos del Ribeiro modelaron primero el paisaje y las vidas de las gentes que los cuidan.

La Denominación de Origen Ribeiro está situada en la Galicia meridional, en el borde noroccidental de la provincia de Ourense, en las confluencias de los valles formados por los ríos Miño, Avia, Arnoia y Barbantiño. Actualmente cuenta con una extensión de 3.000 hectáreas de viñedo. El viñedo se extiende desde los 75 hasta los 400 metros de altitud en valles y laderas a veces de acusada pendiente que es salvada por terrazas denominados socalcos o bocaribeiras que siguen las curvas de nivel.

Respecto al especial clima, se ve favorecido por las barreras naturales y su situación meridional en Galicia, que protegen el territorio de borrascas subatlánticas y proporcionan un ecoclima de transición oceánico‐mediterráneo, por lo que es húmedo y de temperaturas templadas de

14.5 ºC de media anual. Con características intermedias entre los climas oceánico y mediterráneo permite que el fruto de las  viñas  madure,  conservando  aroma  y  acidez. Con una pluviometría media de 950 mm, pero con características que manifiesta su tendencia mediterránea al contar por lo menos con tres meses en los que las precipitaciones en mm son inferiores dos veces a la temperatura media mensual correspondiente.

La insolación cuenta con un total anual de 1915 horas con un máximo (para el periodo de julio y agosto) del 40 % y un mínimo (para diciembre y enero) del 8 %.

El suelo es otro de los factores importantes. Tienen una profundidad media entre 70 y 100 cm y son fundamentalmente de origen granítico con importante presencia de piedras y gravas que mejoran la macroestructura del suelo y la insolación de los racimos. Las texturas predominantes son franco‐arenosas, y en menor medida areno‐francosas, si bien también se pueden encontrar texturas francas en zonas de sedimentos aluviales y texturas más finas sobre rocas metamórficas.

Los contenidos en materia orgánica oscilan entre el 2 y el 4 % para la capa arable y suelen estar por debajo del 3% en el subsuelo. Desde el punto de vista físico‐químico los suelos tienen tendencia a la acidificación que normalmente es corregida por los viticultores.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...