LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces los vinos de la Sierra de la Contraviesa y la Alpujarra?.

Situada en plenas Alpujarras, en la Sierra de la Contraviesa, entre Sierra Nevada y el litoral mediterráneo, en la provincia de Granada, cuenta con unas 3.000 Ha de viñedo.

Enoturismo | 2016-06-16 18:18:07


Las viñas están bastante dispersas en 13 términos municipales entre los que destaca Albondón. Las cepas crecen desde el nivel del mar hasta los 1.300 m de altitud.

El vino  más tradicional de la  zona  es el  rosado, aunque existen documentos que datan el cultivo en la zona desde 1807 de la variedad autóctona Vigiriega, del que se obtiene un popular vino blanco.

Para los vinos originarios de la comarca  vitivinícola Contraviesa-Alpujarra de la provincia de Granada se estableció la denominación “Vino de la Tierra Contraviesa-Alpujarra”, que fue reconocida en 1992, tras la petición realizada por la Asociación  Comarcal de Cosecheros y Productores. Esta mención ha sido modificada por la de “Vino de la Tierra Cumbres del Guadalfeo.

Las características edáfoclimáticas de la zona, la hacen idónea para la producción de vinos de calidad, tintos y blancos afrutados y elegantes, especialmente la altitud, con la mayor parte de la superficie vitícola por encima de los 1.000 metros, lo que da lugar a bajas temperaturas medias que originan una maduración más lenta y uniforme, tanto de los azúcares, como de los polifenoles y de aquellas sustancias que son responsables del aroma varietal, desarrollando el potencial enológico de las variedades que más demanda el mercado actual.

Los vinos dispuestos para el consumo deberán ser vinos limpios, brillantes, y, en el caso de vinos tintos, bien cubiertos de color en fase visual, con aromas francos en los que se aprecien las características propias de la materia prima de que procedan, en boca serán frescos, sabrosos y equilibrados. No presentarán más sensaciones de oxidación en ninguno de sus caracteres, que los derivados de su correcto envejecimiento, en cuyo  - 2 - caso deberán presentar las características aromáticas y gustativas propias de dicha maduración.

No presentan defectos organolépticos en aroma, sabor o color.

Blancos: Color amarillo pajizo, con notas afrutadas, suave y aterciopelado al paladar.

Rosados: Color desde el rosa pálido al rosa fresa. Intensidad media, finos y de carácter afrutado.

Tintos: Color rojo cereza brillante, aromáticos y de gran cuerpo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...