LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces los vinos de la Tierra de Cebreros?.

La zona vitícola en la provincia de Ávila se encuentra en la parte meridional, principalmente en la conocida comarca de Cebreros, así como, en el Alto Valle del Alberche y en el Valle del Tiétar.

Cultura del Vino | 2015-02-19 10:11:08


La importancia que históricamente han tenido el cultivo del viñedo y la elaboración de vinos en la provincia de Ávila es muy antigua, las primeras referencias parecen datar de época romana. En Ávila, donde la altitud es muy importante, no parece que haya habido viñedos muy cerca de la misma ciudad, por lo que ésta se proveía de las zonas productoras más próximas como los territorios de la actual comarca vitivinícola de Cebreros, más o menos el límite actual del viñedo en la provincia.

Durante el siglo XIX, siguiendo la tradición vinícola de la zona, surgieron sociedades cooperativas, ante la necesidad de unir esfuerzos para obtener mayor rentabilidad de los viñedos y mejorar la calidad de los vinos. Así, en 1884 se funda en Cebreros la Sociedad Vinícola Cebrereña, que llegó a disponer de Caja de Ahorros propia y de un centro de estudios y formación relacionado con el cultivo y la producción vitivinícola. También este siglo tuvo su momento álgido de prosperidad del viñedo y el vino, cuando la plaga de la filoxera invade Francia, y de estas tierras como tantas otras de la región salen muchos cargamentos de vino con destino al otro lado de los Pirineos. Y del mismo modo la plaga causará posteriormente sus estragos en la comarca de Cebreros, que conseguirá recuperarse perfectamente, logrando momentos posteriores de gran prosperidad. En la actualidad existen veinticuatro municipios en la zona con cultivos de viñedo, bien sea para autoconsumo o para su explotación y comercio.

La comarca de Cebreros se caracteriza por un clima continental muy acusado, con inviernos fríos, pocas precipitaciones y bastantes horas de sol despejado. Ambiente muy seco en verano y precipitación media anual de 400-500 l./m2.

Los suelos de esta zona, sobre los que se asienta el viñedo, se clasifican como tierra parda meridional, procedente de rocas graníticas y metamórficas y se caracterizan por un bajo nivel de materia orgánica y textura ligera que facilita la aireación y la penetración de las raíces de la planta y del agua.

Estas condiciones, unidas a que son terrenos muy sanos y a la pobreza en elementos fertilizantes, dan lugar a producciones vitícolas que alcanzan altos niveles de calidad.

Las variedades de uva que se cultivan son tres principalmente: Garnacha, 65-70%, Albillo, 10-15% y Tempranillo, 8-10%, siendo otras variedades puramente testimoniales. Hay que destacar la elevada edad del viñedo, La mayoría con más de 20 años.

Vinos de Cebreros

El tamaño medio de las parcelas es de 0'37 Has, predominando las plantaciones de pie bajo, a marco real y a tresbolillo.

Los vinos de Cebreros (blancos, tintos y rosados) se comercializan mayoritariamente como vinos de mesa, tanto a granel como embotellados, siendo sus principales mercados los de las provincias limítrofes. Además de vinos comunes podemos encontrar vinos de crianza y reserva con una calidad contrastada.

Además de toda una serie de bodegas particulares, algunas de ellas pueden presumir de su gran renombre, en Cebreros destacan tres bodegas:

La Sociedad Agraria de Transformación 1.713 de Cebreros, conocida hoy como la Bodega Cooperativa Santiago Apóstol, S.A.T. fue creada en 1954. Reúne a más de 500 socios que recogen más del 90 por ciento de la uva de Cebreros. Se obtienen tintos, blancos y rosados. Sus marcas más conocidas son: El Galayo, de elaboración tradicional; y Señorío de Cebreros, vino procesado con las técnicas más moderas.

Paralelamente, bajo las denominaciones: Perlado, Tio Claudio, Perla Plata, Las Medallas y Monteperlado, Bodegas Benito Blázquez e Hijos ofrecen vinos con una altísima relación calidad/precio.

La bodega creada bajo la iniciativa del enólogo Telmo Rodríguez y del piloto Carlos Sainz: Viñas Viejas de Cebreros, se alza sobre las ruinas del antiguo poblado de Santa Leonor y es una apuesta por la calidad. Elaboran gran variedad de vinos, desde vinos jóvenes hasta vinos Gran Reserva, como por ejemplo Pegaso Barrancos de Pizarra 1999, un tinto crianza, variedad garnacha, procedente de 14 hectáreas situadas en la ladera sur del Puerto de Arrebatacapas, a 1200 metros de altitud. Se trata de la  garnacha cultivada a mayor altura de España con destino a una bodega familiar de larga tradición y unida a la evolución de la industria vitivinícola de Cebreros.

Y es que el vino de Cebreros se ha colado entre los mejores del mundo. ahí está el ejemplo de la segunda cosecha en los viñedos de Rubén Díaz, que con la garnacha de esta zona se consiguió elaborar un vino, ‘El Reventón' 2008, que se ha convertido en uno de los más codiciados.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...