LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Conoces por qué se utiliza el cultivo de viñedo en espaldera?.

Existen sistemas de conducción para el cultivo de las viñas, que permiten reducir los tiempos de las operaciones de cultivo y facilitan éstas, haciéndolas más cómodas para los operarios, como es la viña en espaldera.

Cultura del Vino | 2017-01-12 11:04:30


El sistema tradicional del cultivo de la vid basado en cepajes exagerados, conduce a un alargamiento enorme de las ramas al cabo de varios años, por lo que se va haciendo cada vez más difícil las labores de poda y supone una gran necesidad de mano de obra para realizar las operaciones de cultivo y de recolección, así como unos rendimientos bajos.

Por ello, las ventajas de la espaldera parecen estar suficientemente demostradas y avaladas por la práctica en los mejores países vinícolas, así como en las regiones españolas más avanzadas en el terreno de la viticultura.

Para sujetar los alambres deberán utilizarse soportes que deben ser: duraderos, para evitar constantes gastos de conservación resistentes, para que aguanten los máximos esfuerzos a que pueden verse sometidos; fuertes y flexibles, para resistir los impactos producidos por cualquier choque accidental; ligeros, para una mayor economía en su transporte e implantación; fáciles de instalar, con lo que cualquier obrero no especializado puede implantarlos de forma rápida y económica y de bajo precio, para disminuir los gastos de instalación, permitiendo una rápida amortización.

El material empleado suele ser variado, dependiendo de las posibilidades de cada agricultor Pueden ser de madera, hierro, hormigón, material galvanizado, etc.

La  morfología  de  un  viñedo  en  espaldera  es  totalmente  distinta  al  de  uno  en  vaso. A la mayor distancia entre las hileras, se le añade la utilización de postes, de alambres y de conducciones  de  riego  por  goteo  que  condicionan  la  disposición  emparrada  de  los sarmientos, facilitando las labores de mecanización.

Es ésta una de las principales ventajas porque se reducen los costes de producción derivados de la contratación de mano de obra en tiempos de recolección, tal y como tendremos ocasión de ver con posterioridad. La espaldera permite también otras ventajas agronómicas, como su posible cosecha nocturna para evitar la oxidación y mantener los aromas; la posibilidad de injertar más plantas en el mismo terreno, la mejor movilidad de la maquinaria entre los bancales, más anchos que los tradicionales, lo que impide que se afecten los sarmientos y se optimice la recogida del fruto; la mejor eficiencia de los tratamientos sanitarios; la disminución del riesgo de padecer ciertas enfermedades relacionadas con el exceso de humedad como el mildiú; la mejor maduración de la uva al recibir mayor cantidad de rayos solares, etc.

Como  principales  inconvenientes  podemos  destacar  la  importante  inversión  inicial  del agricultor  en  mano  de  obra  para  la  colocación  de  los  postes  y  de  los  alambres,  las  labores previas de despedregado, y la compra de la planta. La disponibilidad de agua también es un inconveniente, se necesita más agua. Desde el punto de vista agronómico, la espaldera es más sensible a los periodos secos y algunas variedades de uva, en especial las tintas, requieren de mayor humedad. Otros problemas estarían relacionados con la mejor selección de racimos que se efectúa en la vendimia manual, la menor defensa ante los vientos racheados, el impacto visual generado en el paisaje, y la reducción de empleo en las explotaciones.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...