LLAMANOS 34 91 535 89 90

Conociendo los vinos: el Txacolí de Bizkaia.

Actualmente, el término “Txakolí/Txakolina”, es la mención tradicional protegida por la normativa de la Unión Europea, para designar, únicamente, a los vinos amparados por las Denominaciones de Origen: Txakolí de Bizkaia, Txakolí de Getaria y Txakolí de Alava.

Cultura del Vino | 2016-03-30 14:20:08


El Txakolí de Bizkaia, por lo tanto, lo componen aquellos vinos elaborados en Bizkaia que han superado los controles y proceso de calificación establecidos por la Denominación de Origen, garantizando así la tipicidad y calidad de los vinos.

Los vinos blancos son los mayoritarios, siendo los rosados, también llamados ojo de gallo, y los tintos, los que tienen menor presencia. Son unos vinos singulares y diferenciados, debido en buena medida a la marcada influencia marítima, a la suavidad de las temperaturas, a la orografía y particular disposición de los valles ante las lluvias, y como no, a las variedades autóctonas y antiguas que disponemos perfectamente adaptadas a nuestro Territorio.

Con las variedades de uva cultivadas en estas condiciones, se producen vinos muy frescos, con una elegante acidez, alegres al paladar, con originales y fragantes aromas y con una particular viveza.

En general son vinos de graduación alcohólica moderada 11-12% vol., de una buena estructura, fáciles y agradables de beber, siendo imprescindibles en la buena mesa. Aunque es preferible que el consumo deba hacerse en el año, algunas elaboraciones (aquellas que han pasado por un tiempo de crianza en barrica o botella) permiten consumos a más largo plazo, principalmente en algunos blancos y tintos. Son vinos en definitiva de una marcada personalidad.

La vid se cultiva en suelos resguardados por los vientos del norte y buscando siempre zonas de máxima insolación para conseguir la maduración de las uvas.

Casi un 90% de la producción total está destinada a la elaboración de vino blanco, el 5% a rosado, y otro 5% de vino tinto.

Txakolí blanco: Es el más extendido, elaborados con las variedades Ondarrabi Zuri y Mune Mahatsa, destaca por sus aromas primarios, de intensidad media, pero de una gran gama y matices. Algunas elaboraciones con Ondarrabi Zuri permiten conseguir vinos más complejos, con maceraciones en frío y fermentaciones en barrica.

Txakolí tinto: Elaborado con la variedad Ondarrabi Beltza es un vino de carácter joven tremendamente afrutado. Destacan por su gran intensidad aromática y frutosidad, propios de la variedad. Son vinos muy personales. Por su estructura y complejidad, algunas elaboraciones permiten la crianza y conservación durante varios años.

Txakolí Rosado: Elaborado con la variedad Ondarrabi Beltza, conocido por ojo de gallo, es un vino ligero, afrutado y fácil de beber. Destacan por sus aromas primarios a pequeños frutos y recuerdos a huerta.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...