LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Cuáles son las sensaciones que puede transmitir el vino en la cata?

Cuando acudimos a una cata de vino, aparte del aroma, o del aspecto, en la fase gustativa los sumilleres hablan muchas veces de sensaciones que transmite el vino en la boca. Aquí recogemos algunas de ellas

Cata de Vino | 2014-07-30 18:17:19


En la tercera fase de la cata de vinos, la referente a la gustativa y que se produce en la boca, además del gusto existe otro sentido importante que debemos poner a prueba, el tacto. El tacto necesita un análisis sensorial del vino y da información al catador sobre ciertos factores como el cuerpo o extracto del vino, es decir, sobre la mayor o menor densidad del vino.

La dimensión táctil se limita, de hecho, a la viscosidad que encontramos en todos  los vinos, a la efervescencia propia de los vinos espumosos y a la percepción del  precipitado tanino-mucina propia de los vinos tintos. Así mismo, las fuertes  interacciones que existen entre textura y las otras percepciones la convierten en  un elemento esencial de la calidad de los vinos.

La viscosidad es la base de un vocabulario muy rico que se expresa entre otras por las nociones de “grasa”, de “redondez”, de suavidad, de carnosidad, de untuosidad.

En la siguiente lista proponemos algunas de las palabras que puedes encontrar en una cata de vino a la hora de describir estas sensaciones.

Aterciopelado : vino armonioso, ligero, fundido.

Áspero : vino rudo, que rasca, como es el caso de los vinos tintos muy jóvenes.

Cálido : con un grado alcohólico elevado.

Con Cuerpo: tiene consistencia, con una sensación gustativa de plenitud. Equilibrado: armónico.

Estructurado: sólido, rico en taninos.

Flexible: bien equilibrado, de astringencia y acidez dˆbiles.

Generoso: rico en alcohol.

Goloso: flexible y ligero, fácil de beber.

Licoroso: dulce, rico en azúcar, almibarado.

Ligero: pobre en alcohol, no es corpulento.

Meloso: untuoso, con sensación de terciopelo en la boca, también se usa para vinos dulces que contienen azúcares residuales.

Nervioso: con sabor ácido bien marcado, pero no agresivo.

Redondo: armonioso y ligeramente aterciopelado.

Seco: no tiene ningún rastro de azúcar.

Vigoroso: carnoso, estructurado y rico en alcohol.

 Vivo: con acidez muy notable.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...