LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Desde cuándo se utiliza el corcho como tapón para las botellas de vino?.

Se tiene conocimiento del uso del corcho como taponado para la conservación del vino desde el imperio romano.

Cultura del Vino | 2016-03-21 14:57:12


Los Romanos eran grandes conocedores del vino, de sus secretos y de sus efectos afrodisíacos y embriagadores. Utilizaban para tapar las ánforas un trozo de corteza de alcornoque envuelto en brea o resina. Hasta ese momento los griegos se habían limitado a extender sobre la superficie del vino que conservaban en ánforas, una copa de aceite que lo protegía el vino de la oxidación.

Tras la caída del imperio romano no se tienen documentos de la utilización del alcornoque, tan sólo sabemos que utilizaban cilindros de madera rodeados de esparto o cáñamo empapado en aceite como tapones.

Una historia famosa y que da recuento de las primeras apariciones del tapón de corcho, fue gracias al fraile Don Pierre Perignon. En el siglo XVII, Don Pierre Perignon, un monje encargado de la gestión de la bodega en la abadía benedictina de d'Hautvillers, situada en la Champagne francesa, comenzó a hacer experimentos sobre vinos que "refermentaban" y de esta manera descubrió el champagne. Fue también Pierre Perignon, quien en uno de sus viajes a otra abadía benedictina situada San Feliu de Guixols, descubrió el uso del tapón de corcho, que entonces era cónico, y no cilíndrico como ahora, ya que su taponado era manual.

Cuando se comenzaron a utilizar las botellas, se intentó taponar con vidrio o madera. Con el vidrio ocurrió que las formas no encajaban exactamente con la obertura de las botellas, dejando entrar elementos exteriores que dañaban el líquido.

No es hasta finales del siglo XVIII cuando el uso del corcho como tapamiento de vinos se generalizó a escala industrial, aprovechando sus características de liviandad, flexibilidad, impermeabilidad e incorruptibilidad, que lo han llevado a presidir el embotellamiento de los mejores vinos hasta nuestros días.

Hoy en día si bien es cierto que el tapón de corcho tiene detractores por el lado de la sostenibilidad, es cierto que el buen corcho y sus características de flexibilidad, impermeabilidad, adaptación y longevidad hacen que el tapón de logre, hasta ahora, una idoneidad irreemplazable. Las alternativas van cobrando fuerza sobre todo en el caso de los vinos jóvenes pensados para un consumo dentro de sus primeros años de vida. Se trata de los tapones sintéticos y las tapas a rosca.

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...