LLAMANOS 34 91 535 89 90

Disfruta de los vinos espumosos más allá del brindis

Los vinos espumosos como el cava se relegan al último tramo de las comidas y reuniones com broche final en los brindis, sin embargo, si te gusta disfrutar de estos vinos, debes saber que hay platos con lo que hacen muy buen maridaje.

Cata de Vino | 2014-12-23 13:32:36


Espumosos como el cava, son bebidas que puede tomarse en cualquier momento del día y acompañando todo tipo de platos. Puede presidir una comida de principio a fin pero, es necesario tomar apuntes sobre qué tipo es preferible para cada ocasión.

Aquí es donde entra un poco en juego el grado de azúcar por ejemplo. Tomando el Cava de referencia podemos clasificarlo en:

Según la cantidad de azúcar que se añada en el licor de expedición se distinguen las siguientes clases de cava:

Brut Nature hasta 3 g, sin ser añadido

Extra Brut hasta 6 g de azúcar por litro

Brut hasta 12 g de azúcar por litro

Extra Seco entre 12 y 17 g por litro

Seco entre 17 y 32 g por litro

Semiseco entre 32 y 50 g por litro

Dulce más de 50 g por litro

Así por ejemplo, un cava Brut, a la temperatura adecuada, es un aperitivo ideal que estimula ligeramente el apetito y armoniza con casi cualquier preparación culinaria.

La familia de los brut, -Brut Nature, Extra Brut y Brut-, encaja muy bien con aperitivos, entremeses, ahumados, embutidos, pescados a la parrilla o en salsa (ya sea tipo cremosa, de tomate o cualquiera de las salsas que se deriven de la mayonesa), mariscos... También se pueden tomar con carne porque con sus burbujas, actuará como un limpia grasas y por supuesto con ensaladas tibias y frías, pero cuidando que no lleven demasiado vinagre, por su incompatibilidad con el vino en general.

Los brut Reserva y Gran Reserva son ideales para acompañar platos por ejemplo con el sabor y la intensidad aromática del marisco, ya que se ven notablemente potenciados con el cava.  También es especialmente interesante la combinación con los pescados azules o más grasos ya que el efecto del carbónico ayuda a compensar la sensación grasa.

Para la repostería, es mejor elegir los cavas semisecos o dulces, de cierta edad,  ya que son un complemento ideal de los postres por unir suavidad y frescor. En los postres hay que evitar los helados y el chocolate, que con su característico e intenso sabor, altera todo lo que acompaña, mientras que lo que buscamos es que el plato nos realce aún más las propiedades del cava.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...