LLAMANOS 34 91 535 89 90

Disfruta esta Semana Santa del Enoturismo en la Ribera Sacra.

Imagínate un paisaje sobrecogedor donde las viñas caen en laderas inclinadas hacia el rio. Un lugar donde se hace viticultura heróica, donde el bosque y los pequeños pueblos están cargados de leyendas. Enoturismo casi espiritual.

Enoturismo | 2016-03-08 11:35:57


En la Galicia más profunda, al norte de Orense y sur de Lugo, siguiendo el curso del río Sil hasta su unión con el Miño se extienden los dominios de la D.O. Ribeira Sacra, cuyas vides están plantadas en los valles y desfiladeros de estos cursos fluviales, lo que convierte la vendimia en un trabajo casi heroico. Se trata de una zona en la que abundan los monasterios y ermitas que datan de la temprana Edad Media, entre los siglos VIII y XII, situados en los rincones más inaccesibles.

La Ribera Sacra es un buen lugar para perderse y descansar entre los viñedos y la espiritualidad que irradia este paisaje para ir de enoturismo. La Ruta del Vino de la Ribeira Sacra asocia alrededor del vino y de su cultura todos los atractivos de la comarca. Desde el mundo del vino se puede conocer una tierra que no dejará indiferente y disfrutar de uno de los paisajes vitícolas más bellos y espectaculares del mundo.

En una ruta que se ha sabido renovar y ofrecer una opción lúdica con una vertiente turístico-enológica única en España. Ribeira Sacra sólo se entiende desde el vino. Su paisaje, sus monumentos, su artesanía, sus tradiciones, la gente… todo se vive desde y para el vino. Los viñedos crecen sobre bancales al lado de los rios y bajo la tutela de bosques y de ancestrales ermitas e monasterios románicos, que guardan la historia y el saber de esta tierra.

La D.O. Ribeira Sacra está orientada fundamentalmente a la producción de vinos tintos, a pesar de que se elaboran también blancos muy interesantes. Es el Mencía, señorial variedad tinta, la más cultivada en la Ribeira Sacra, la cual da lugar a vinos de gran calidad, que sobresalen por sus aromas limpios, elegantes e intensos, su color cerezo intenso, brillante y con un ribete púrpura.

Entre los vinos blancos, con una producción menor, destacan los que se obtienen de las variedades Godello, Albariño y Treixadura, de gran frescura y al mismo tiempo con gran plenitud en la boca. Afrutados y con un fino toque de acidez, destacan por su ligero retrogusto y la delicada presencia en el paladar. La graduación alcohólica mínima de estos monovarietales es de 11º.

Entre las actividades que te puedes encontrar está un tren turístico del vino, que recorre los imponentes paisajes, o también puede darse la posibilidad de navegar por el río y admirar la región desde el barco. Ni que decir de visitar las bodegas, viñedos y sus gentes. Un placer único el poder ir de enoturismo por esta zona.

¿Te apetece ir de viaje enoturístico a la Ribera Sacra? Te lo ponemos fácil en Catadelvino.com. Mira aquí.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...