LLAMANOS 34 91 535 89 90

DOP de Méntrida. La magia de los vinos de Toledo.

Los Vinos DOP Méntrida rememoran una tradición centenaria, cultura vitícola y buen hacer.

Denominaciones | 2015-03-02 09:50:02


Los viñedos de la Denominación de origen Méntrida se encuentran situados al Norte de la provincia de Toledo, limitando con las provincias de Ávila y de Madrid, y se extienden al pie de la impresionante Sierra de Gredos en su parte oriental.

Agricultores y bodegueros, cepas y vinos, costumbre y oficio en nobles faenas de vendimia, descube, trasiegos, crianza, y toda la dedicación y trabajo atesorado en una botella, bajo un corcho.

Esto es lo que envuelve a los vinos de calidad de Toledo., ésta es la magia, esperando con paciencia a que te puedas tomar un respiro, descorches una botella y dejes fluir el embrujo.

El clima de Méntrida es continental extremado con inviernos largos y fríos, algo atemperados por encontrarse protegida de los vientos fríos del norte y del oeste por la barrera montañosa de Gredos.

Los veranos son calurosos y las precipitaciones muy escasas pues apenas rebasan los 300 mm. Estas condiciones climatológicas son idóneas para el cultivo de la vid y favorecen la aplicación de las técnicas más naturales ecológicas y biodinámicas en la elaboración de los vinos.

Históricamente la comarca que hoy ampara los vinos de la Denominación de Origen Méntrida fue concebida durante el medievo a determinados señorios jurisdiccionales que se encargaron de los gobiernos y de llevar a cabo una rápida repoblación. Prueba de ello son las referencias a viñedos que se remontan al siglo XII. El cultivo del vino fue prosperando hasta alcanzar su esplendor en el Madrid de los Austrias en la que estos vinos fueron muy apreciados. La Denominación de Origen tal y como la conocemos actualmente nace en 1976. Desde entonces la Denominación de Origen ha pasado por varias etapas y hoy en día se enfrenta a nuevos mercados y nuevos retos.

Se cultivan numerosas variedades, entre las que se puede destacar por ejemplo el graciano. El Graciano es una variedad autóctona muy poco extendida en otras zonas. Ofrece vinos con importante acidez y contenido polifenólico, ideales para la crianza, cuyo aroma es muy peculiar, superior en intensidad al resto de las variedades. Es una uva de poco rendimiento, por lo que no es muy abundante, cultivándose en el mismo viñedo con otras variedades. Prospera en climas áridos y cálidos. La vid produce una baja cantidad de bayas delicadamente aromatizadas que son normalmente vendimiadas a finales de octubre. El racimo tiene dos hombros cilíndricos cortos. Sus bayas son de tamaño pequeño y forma redonda. Tienen la pulpa dura e incolora. En cuanto al color de la piel es negro intenso.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...