LLAMANOS 34 91 535 89 90

El avance de la técnica en las bodegas jerezanas dio lugar al gran vino.

Las técnicas cada vez más afinadas en las bodegas unidas al microclima irrepetible de la región jerezana ejercen ese papel excepcional que hace posible el fenómeno de la crianza aerovía del vino de Jerez, sin parangón en la enología mundial.

Cultura del Vino | 2015-01-16 10:55:15


En las bodegas, el gran avance histórico se produjo a finales del siglo XVIII entorno a los vinos de Sanlúcar de Barrameda, tanto en las propias bodegas como en los despachos de vino, tabancos o tiendas de montañeses, en los que se aprendió a dominar la flor, esa lámina de levaduras que cubre el vino dentro de las botas y toneles, y que produce un efecto casi mágico en su contenido. La flor consume alcohol, acidez volátil, oxígeno y glicerina; y aporta peculiarísimos aromas complejos y punzantes que dan lugar a un vino nuevo.

La crianza biológica bajo velo de flor es, para muchos, la gran aportación de España a la enología universal. Según todos los indicios, nació en Sanlúcar, y los documentos disponibles apuntan que en esas primeras décadas los vinos criados bajo velo, destinados fundamentalmente a un consumo local, normalmente no se alcoholizaban.

Fue probablemente la influencia jerezana, con su marcada vocación exportadora, la que condicionó el potente encabezado (encabezar equivale a alcoholizar) de cara al transporte y la estabilidad de los vinos embarcados hacia otros países, en especial Inglaterra.

En la bodega, el terruño aparece en cuanto que el clima condiciona la crianza, y ha de ser dominado en la medida de lo posible, mediante construcciones que defiendan del pernicioso régimen de levante, caluroso y seco (que también lo es, en cierta medida, para la viña, si bien tiene la ventaja de proteger las cepas frente a ciertas enfermedades y plagas) y atrapen los beneficiosos vientos húmedos de poniente, mediante la adecuada orientación y específicas características constructivas a las que más adelante nos referiremos en detalle.

De todo ello se sigue que no sea extraño que bodegas cercanas dentro de una misma población, e incluso rincones de la misma bodega, sean muy diferentes entre sí en cuanto a su idoneidad para la crianza biológica.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...