LLAMANOS 34 91 535 89 90

El Bierzo, territorio del vino Mencía.

La comarca leonesa de El Bierzo, situada en el extremo noroccidental de Castilla y León, es una de las zonas españolas donde más ha arraigado la cultura del vino, enlazando la actividad económica, las costumbres y los paisajes a lo largo de sus más de 2.000 años de tradición en el cultivo de la vid y la elaboración del vino.

Denominaciones | 2015-07-30 17:10:55


En los años ochenta, la llegada de una nueva generación de bodegueros y enólogos fascinados por las particularidades de las viñas de Mencía que crecían en esta zona hizo que los vinos de El Bierzo dieran un salto cualitativo en calidad y allanó el terreno para su futura exportación. Actualmente y tras más de 20 años de historia, la D.O. Bierzo ha conseguido situar el nombre y la calidad de sus vinos en algunos de los principales mercados internacionales como Estados Unidos o Alemania.

Fueron los romanos los responsables de introducir el cultivo de la viña en El Bierzo, impulsando una actividad que sería uno de los principales motores económicos de la región a lo largo de muchos años. En la Edad Media, la fundación de monasterios a lo largo de la ruta jacobea contribuyó a la expansión del cultivo de la vid y a la introducción de nuevas técnicas en la elaboración de vino en esta zona, lo que consolidó una actividad económica destacable y el establecimiento de una cultura vinícola que perdura hasta nuestros días. Tras la debacle sufrida a finales del siglo XIX por la plaga de la filoxera, la producción de vino se recuperó en la segunda mitad del siglo pasado, gracias al importante movimiento cooperativista, y culminó con la concesión del estatus de Denomiación de Origen Bierzo en el año 1989.

El origen de la uva mencía se pierde en la historia, pero no es atrevido afirmar que fue una de las primeras cepas de uva introducidas en la península ibérica. Ya desde tiempos remotos, las zonas donde hoy reina la mencía se destacaban por el ir y venir de legiones romanas que plantaron las primeras vides y construyeron lagares, siendo desde entonces zonas de gran tradición vitivinícola. Por la Vía Romana se supone se trasladaba el vino producido en algunas de esas tierras a la Roma Imperial, para disfrute de los emperadores. Referencias a las viñas del Bierzo y Valdeorras aparecían ya hace dos mil años en citas del romano Plinio. Al declinar el imperio, también lo hicieron las viñas.

El renacer y la mayor expansión llegó con el desarrollo de los monasterios medievales, para los que el vino era no sólo elemento de culto, sino también producto esencial de la alimentación.

El vino de mencía, sus mostos son muy afrutados y aromáticos, no tienen mucha intensidad colorante pero pueden dar color intenso en maduraciones avanzadas y con regulación de la producción.

Los vinos tintos elaborados con uva mencía son vinos afrutados, aterciopelados con gran color y acidez. Resaltan y admiten muy bien la crianza en madera. Muy adecuado para vinos jovenes. Los vinos rosados que se producen con mencia suelen ser aromáticos, suaves y ligeros y afrutados.

La D.O. Bierzo abarca un total de 22 municipios de la provincia de León y tiene registradas 3.683 hectáreas de viñedos. Las montañas cubren cerca del 60% de la superficie de la comarca, dibujando una complicada orografía y rodeando la hoya berciana, una depresión del terreno por donde discurre el río Sil, afluente del Miño y única salida de la región hacia Galicia. El accidentado relieve de la región, con valles encajados y profundas gargantas, favorece la existencia de parcelas poco accesibles donde pueden encontrarse viñedos viejos, incluso de la época anterior a la plaga de la filoxera.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...