LLAMANOS 34 91 535 89 90

El Camino del vino en Villafranca del Penedés. Recurso enoturístico.

Para conocer las comarcas vitivinícolas no hay como pasear entre viñedos por las innumerables rutas y caminos. El camino del vino es un didáctico itinerario para aprender del mundo del vino en el Penedés.

Actualidad | 2017-10-30 13:09:31


Diferentes generaciones han modelado el paisaje del Penedès: caminos, paredes de piedra, olivos alineados... Por un lado, un mar de viñedos, de formas y dimensiones diferentes, con la masía o “mas” en el centro. Por otro, la ciudad, con la basílica de Santa María en el punto más alto. Los diversos caminos ligan las dos geometrías, porque en Vilafranca, ciudad y viña forman parte de una misma realidad.

Este es una de los hitos en los que se basa este recorrido por Villafranca del Penedés. La DO Penedès está situada en la depresión prelitoral catalana, entre la cordillera prelitoral y la cordillera litoral. Parámetros como la proximidad al litoral y la altitud, definen diferentes microclimas que, sumados a la variedad de suelos, favorecen una producción de vinos rica y diversa.

En los itinerarios divulgadores se aprende sobre cómo era y es la viticultura en esta tierra. Por ejemplo, el ciclo de la viña va acompañado de una serie de tareas que se inician en el momento que se planta la cepa. Cada tarea tiene asociada su herramienta. Antes, muchas de estas herramientas se guardaban en las casetas o barracas de viña: azadas para labrar la tierra; podones, tijeras para cortar las ramas o las uvas, la sulfatadora de mano para hacer tratamientos... Con los años, sin embargo, muchas de estas tareas se han ido mecanizando. Se trabaja con tractores y máquinas de cosechar, y las barracas de viña han quedado en desuso.

También se pueden aprender los procesos de crianza del vino a través de sus barricas.

Se habla de vino de crianza, reserva o gran reserva, en función del tiempo de envejecimiento en barrica, y más tarde en botella. Durante el tiempo en que el vino está en la barrica, se acaba de estabilizar y se enriquece con los compuestos que le aporta la madera.

Vino de crianza: 24 meses en vinos tintos / 18 meses en vinos blancos (mínimo 6 meses en madera)

Vino de reserva: 36 meses en vinos tintos (mínimo 12 meses en madera) / 24 meses en vinos blancos (mínimo 6 meses en madera)

Gran reserva: 60 meses en vinos tintos (mínimo 24 meses en madera) / 48 meses en vinos blancos (mínimo 6 meses en madera)

Vino joven o novel: vino del año; no suele pasar por barrica.

Se puede visitar el reloj solar de Villafranca del Penedés. El reloj solar analemático, el usuario hace de aguja o de gnomon, nos indica la hora solar, y nos habla del paso de las estaciones. Cada año, la viña repite el ciclo: letargo invernal, llanto de la viña, salida de las hojas, floración, polinización y cuajado, envero, maduración, caída de las hojas... y regreso al letargo invernal.

Un camino enoturistico del que disfrutar de la cultura del vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...