LLAMANOS 34 91 535 89 90

El champagne, la mujer, y el origen del mito.

Es conocido por todos que el Champagne destila glamour, sutileza y elegancia. Sus burbujas son sinónimo de estilo y posición, pero ¿de dónde viene todo esto? Autor: Daniel Hernández.

Historias del Vino | 2016-02-24 10:25:12


El Champagne es un claro ejemplo de como, en condiciones totalmente adversas, los elaboradores han sido capaces de crear un producto de culto. Clima marginal, oscilaciones constantes añada tras añada, guerra de precios, falta de fe en el producto, dificultades para el control y  falta de sistematización de los procesos, etc...

Así es, en tiempos remotos el Champagne era considerado como un vino defectuoso, las burbujas y la fermentación en botella no era del agrado de los contemporáneos y  tampoco el cristal usado en aquel entonces resistía el envite del carbónico y el uso del corcho para retenerlo en su interior se había perdido años atrás. Con todo este panorama apareció en escena Don Pierre Perignon, un monje benedictino que fue decisivo en el rumbo que tomaría el Champagne. Introdujo el Assemblage, es decir la mezcla de vinos de diferentes añadas y parcelas con el ánimo de mantener la misma calidad año tras año, y crear las Cuveé, consiguiendo con los años fidelizar a un público fiel al estilo de las diferentes Maisons. Pierre Perignon sin saberlo empezó a aplicar fundamentos de marketing en la elaboración. Asimismo fue el precursor de la implementación de los diferentes procesos que estandarizaron las fases de elaboración del producto.

Ironías del destino, por aquello de la rivalidad entre británicos y franceses, gracias al vidrio que usaban los primeros, mucho más resistente, se pudo respetar la segunda fermentación en botella sin riesgo a que está se rompiera. Ésto, unido a mejores técnicas en el uso del corcho, permitieron sofisticar la producción del espumoso. De hecho las primeras citas literarias datan del lado inglés aproximadamente 20 años antes de que los franceses registraran el Champagne por primera vez.  De nuevo Pierre Perignon aparece cómo el precursor de estos cambios.

Por cierto, mucho antes, en la Biblia ya se cita en algunos capítulos el vino espumoso.

También resulta interesante ver cómo las mujeres han desempeñado un papel crucial dentro del mundo del Champagne, y no sólo como consumidoras, estamos hablando de grandes mujeres de negocios que tuvieron la fuerza y la astucia de forjar auténticas leyendas dentro de un mundo dominado por hombres, ganándose el respeto de sus competidores por su ideas innovadoras y atrevidas, convirtiendo algunos de sus espumosos en  los más venerados del mercado. Gracias a unas leyes más propias de la actualidad, este grupo de intrépidas pudo hacerse un lugar al frente de grandes Maisons, bien por su condición de viudas, bien por su condición de herederas. Visión, valentía y frescura fueron algunos de sus principales rasgos.

Barbe-Nicole Cliquot-Ponsardin "Veuve Cliquot", - viuda Cliquot para los no iniciados al francés -, se postula cómo una de las más influyentes damas del Champagne, siendo la precursora de grandes Cuvées y manteniéndose firme en su política de precios, que mantuvo para no desprestigiar al producto. Se puso al frente de todo esto con 27 años. 

Louise Pommery enviudó a los 39 años, fue la que apostó de manera más decidida por la elaboración de Bruts en tiempos donde el consumo se centraba más en productos más dulces. Tenía una gran visión comercial.

Lilly Bollinger también jugó un papel destacado dentro de este mundo, siendo la cara visible de una de las empresas de mayor tamaño en la actualidad.

Tras estas mujeres se encuentran muchas más, las Paillard, Roederer y Perrier que aportaron sus respectivas visiones de este particular bebida. Lógicamente hoy las mujeres siguen ocupando un espacio en el Olimpo de Champagne, y prueba de ello es Margaret Henriquez, que dirige Krug.

Ya sabes, cuando bebas Champagne disfruta de la grandeza que se esconde tras tan apreciado producto.

 

¿y tú de que lado estás? ¡salud y hasta el próximo post!

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...