LLAMANOS 34 91 535 89 90

El clima mediterráneo de Cartagena…ideal para un buen vino.

Existen pruebas fidedignas de que el vino de Cartagena era enviado a Roma quizás en concepto de tributo, alcanzando su máximo esplendor en el siglo II D.C, cuando el puerto de Cartagena servía como base logística para la exportación de “ánforas” de vino de la comarca.

Cata de Vino | 2017-04-11 09:27:41


La Comarca del Campo de Cartagena se localiza entre los 37º 40' y los 38º latitud Norte y los 0º 40' y 1º 15' longitud Oeste, al sureste de la Región de Murcia, que a su vez se encuentra al sureste de la Península Ibérica.

Desde el punto de visto topográfico, el área consta básicamente de una llanura de escasa pendiente de dirección noreste-sudeste, configurando un relieve de una gran plenitud. Esta gran llanura se encuentra limitada al Norte con las Sierras Prelitorales que corren en dirección suroeste-Noreste y que tiene su máxima altura en las Sierras de Carrascoy con 1.605 m. sobre nivel del mar y al Sur con las Sierras Litorales de dirección Oeste-Este con una altitud máxima de 684 m. en Peñas Blancas y desciende hacia el mar acabando en Cabo de Palos. Al este limita con el Mar Menor.

El clima del Campo de Cartagena es Mediterráneo con matiz subdesértico, con temperaturas suaves en invierno, que oscilan entre los 10ºC y 12ºC y veranos calurosos entre 24ºC y 27ºC. La temperatura media ronda los 17ºC por lo que son raras las heladas y casi imposibles las nevadas.

Las precipitaciones son alrededor de 300 mm., desigualmente repartidas, siendo el otoño y el invierno en general las estaciones más lluviosas, seguidas de la primavera, y el verano muy seco y en ocasiones la lluvia puede ser torrencial.

Los suelos de la comarca son “Calcixerolls” formados sobre los materiales limosos carbonatados, normalmente se trata de suelos profundos, si bien en ocasiones, para su aprovechamiento sea preciso romper mecánicamente la costra caliza propia de suelos calizos en climas áridos.

La calidad de estos vinos se atribuye a su entorno geográfico, caracterizado por un clima seco con escasa pluviometría en épocas de mayor desarrollo vegetativo y maduración de la vid, dificultando el desarrollo de enfermedades por hongos (oídio, mildiu, botritis). Como factor positivo para el desarrollo correcto de la vid existe la posibilidad de aportes de riego en épocas críticas de su ciclo, evitando que el estrés hídrico disminuya la calidad de los frutos.

La baja probabilidad de heladas en primavera, la insolación, la benignidad de temperaturas gracias a la influencia del mar Mediterráneo hacen posible que se puedan conseguir sobremaduraciones naturales en variedades blancas, condiciones óptimas para la obtención de vinos semi-dulces y dulces.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...