LLAMANOS 34 91 535 89 90

El clima único de Montsant. Vino entre montañas.

El territorio que configura la DOP Montsant está delimitado por un semicírculo de montañas que, visto sobre un mapa, le confieren una forma singular. El microclima especial es el que ayuda a crear vinos peculiares en esta comarca

Cultura del Vino | 2017-02-02 10:31:50


La climatología de la DOP Montsant viene marcada por el perfil accidentado de las montañas, la influencia del río Ebro (especialmente en la zona sur) y por los vientos de mar. Por estos motivos, el clima mediterráneo resulta marcado por una cierta continentalidad.

El efecto de las montañas, que protegen parcialmente de la influencia marítima, se traduce en un contraste bastante acusado entre las temperaturas diurnas y nocturnas en el momento de la maduración de la uva. Esta diferencia ayuda a elevar el nivel de polifenoles para producir vinos más consistentes. En los vinos blancos, rosados y tintos jóvenes se  convierten en afrutados y frescos. Y en los vinos tintos de crianza ganan en complejidad aromática. La temperatura media de las mínimas es en torno a los 7º C y las medias de las máximas no superan los 20º C. En general, los inviernos son fríos y los veranos secos y calurosos.

Las precipitaciones se sitúan entorno a los 500 - 600 litros/m2 anuales  distribuidos  de manera desigual durante el año, concentrados especialmente a la primavera y el otoño.

En verano, los vientos húmedos que llegan del mar empiezan a soplar por la tarde. Esta aportación de humedad ayuda a las viñas durante la seca temporada de maduración. Esta climatología es muy adecuada para la elaboración de vinos de licor de uvas ligeramente sobremaduradas a partir de la Garnacha tinta y de la garnacha blanca.

Dada la orografía de la DOP Montsant, podemos encontrar infinidad de microclimas que hacen que cada parcela vitícola tenga características especiales.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...