LLAMANOS 34 91 535 89 90

El control de calidad para los vinos de Rioja.

El Consejo Regulador de la D.O. Calificada Rioja realiza un control sistemático de los vinos en sus mercados finales mediante la toma de más de 1.500 muestras anuales en punto de venta, una de las medidas exclusivas de Rioja que complementa su estricto control general.

Cultura del Vino | 2017-03-03 11:21:56


En general, los sistemas de control de las Denominaciones de Origen afectan a viticultores y bodegas ubicados en la zona protegida, mientras que la D.O. Ca. Rioja, haciendo gala de su condición de 'Calificada', no solo aplica un riguroso control sobre la producción vitícola y la elaboración del vino, sino que amplía tal control a la fase de comercialización. De forma permanente, el Consejo Regulador procede a la adquisición de muestras de vinos de Rioja en puntos de venta, tanto en el mercado español como en sus principales mercados exteriores. Se sigue para ello un protocolo establecido a fin de que el muestreo resulte lo más representativo posible, tanto de la tipología de vinos comercializados por la Denominación -categoría, color y añada-, como del peso en dicha comercialización de las diferentes zonas geográficas y de los diferentes tipos de establecimientos en que se realizan las ventas.

Adquiridas de forma anónima por personal especializado y sin ningún tipo de aviso a los puntos de venta, todas las muestras son sometidas a un examen analítico en laboratorio y a la valoración sensorial que determina las características cualitativas del producto. Para ello el Panel de Cata del Consejo utiliza las tablets y el procedimiento de cata ciega previsto, de acuerdo con la ficha oficial de la OIV. Igualmente se realiza un examen del etiquetado para verificar que se ajusta a la legalidad vigente y se comprueba la autenticidad de los documentos de garantía que ostenta cada botella. Tal como indica el informe elaborado por el Servicio Habilitado de Veedores del Consejo Regulador, en el año 2015 se sometieron a evaluación 900 muestras de vinos de Rioja tomadas en el mercado español y 304 muestras procedentes de los mercados exteriores, siendo en general los resultados de dicha evaluación altamente satisfactorios, ya que el número de muestras con defectos es marginal y se debe normalmente a problemas de oxidación generados por la conservación en el punto de venta.

Simultáneamente, el Consejo Regulador adquiere también vinos de otras regiones vinícolas del mundo con el objetivo de realizar estudios comparativos teniendo en consideración los diferentes parámetros de calidad, precio, color, añada, etc. Así por ejemplo, en 2015 se adquirieron 300 muestras de otros vinos españoles con D.O. en el mercado doméstico y 128 muestras de vinos del resto del mundo en los mercados exteriores. Entre las conclusiones más significativas, el estudio pone en evidencia la mejor valoración de los vinos de Rioja respecto a otras denominaciones de origen españolas y que, a medida que sube el precio, el comportamiento de los tintos de Rioja también mejora en comparación con los vinos del resto del mundo.

Contraetiquetas infalsificables

Rioja es una de las Denominaciones de Origen del mundo que mayores garantías ofrece a los consumidores sobre el origen, la añada, la categoría de envejecimiento y la calidad de cada botella que lleve el correspondiente documento de certificación otorgado por el Consejo Este documento es la llamada 'contraetiqueta', cuyos cuatro modelos diferencian las categorías actualmente reconocidas: genérica, crianza, reserva y gran reserva.

Las tecnologías de última generación permiten al Consejo Regulador controlar la autenticidad de las contraetiquetas mediante la incorporación de elementos de seguridad que facilitan la prevención y detección de cualquier tipo de utilización ilegal de la marca Rioja, haciendo muy improbables tales prácticas. La D.O. Ca. Rioja fue pionera en el mundo del vino en la implantación del mismo sistema de seguridad de los billetes del Euro, el denominado 'Rioja trustseal', un dispositivo fabricado con tecnología óptica difractiva que incorpora en una pequeña banda (7x22 mm.) de aspecto metalizado elementos del logotipo y la palabra Rioja. Gracias al brillo y nitidez extremos y a los efectos ópticos, el consumidor puede identificar, incluso en condiciones de poca luz, este diseño exclusivo para Rioja, comprobando por sí mismo la autenticidad del documento, que resulta prácticamente infalsificable.

Publicidad engañosa y uso indebido de la D.O.

Las inspecciones del Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja en el mercado se extienden también sobre vinos no protegidos por la Denominación con el objetivo de detectar irregularidades en su comercialización y denunciarlas ante las autoridades competentes en materia de fraudes. Fundamentalmente se trata de impedir que haya vinos embotellados -con vinculación directa o pretendida a la D.O. Ca. Rioja- que utilicen para su venta distintivos exclusivos de la Denominación sin tener derecho a ello, bien sea en el corcho o en el etiquetado.

Otro de los objetivos de las inspecciones en el mercado del Consejo Regulador es la detección de embalajes, cartelería, folletos, cartas de vino de restaurantes, etc., que hagan alusión a la Denominación de Origen Calificada Rioja en vinos que no tengan derecho a ella. En estos casos de publicidad engañosa, que desafortunadamente suelen ser más frecuentes que los etiquetados irregulares, el Consejo presenta las denuncias ante las autoridades competentes en materia de consumo de la Comunidad Autónoma donde se encuentra el establecimiento de venta o bien el domicilio social del embotellador.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...